11 de septiembre del 2015 Despierta Chile

11 de septiembre del 2015

Por don Adolfo Carrasco Lagos

Capitán de Navío

Este año nos corresponde celebrar el mes de la Patria viviendo un clima muy enrarecido y sofocante, pues son variopintas las situaciones del cuadro nacional:

- Un Poder Ejecutivo presidido por una presidente carente de liderazgo, que tiene ya un 72 % de desaprobación, poco menos que su gobierno desaprobado en un 79 %; que, además, en reiteradas ocasiones ha manifestado que ella concluirá la obra que Allende no logró completar en 1973. O sea, una clara manifestación de imponernos un gobierno socialista, ya fracasado hace 42 años y hoy también rechazado.

- Un Poder Legislativo desacreditado, cuyo Congreso lleva un 80% de desaprobación, con ambas cámaras controladas por una “Nueva Mayoría” conformada por una agrupación de partidos políticos que no cuajan, pues cada uno se rige por sus particulares doctrinas, objetivos y filosofías, diferentes entre sí, tales como el marxismo, el gramscismo, la masonería y un seudo-cristianismo, realidad que normalmente les impide coincidir en sus decisiones y proposiciones.

Eso sí, muchos apuntan a que es el Partido Comunista el que lleva la batuta, por cuanto si éste se retira de esta agrupación, la “Nueva Mayoría” desaparece.

 

 

 

 

 

- Un Poder Judicial también desprestigiado, con una ministro de justicia que corre con un 61% de desaprobación y cuyos jueces y ministros se aprecian muy cargados hacia la izquierda, que son responsables, junto con el Poder Legislativo, de que la “puerta giratoria” no deje de funcionar y que se mantengan vigentes dos Sistemas Penales: el nuevo “Sistema Procesal Penal Acusatorio”, que es aplicado en todos los procesos civiles, y el antiguo “Sistema de Procedimiento Penal Inquisitivo”, aplicado en forma ilegal sólo a los imputados por derechos humanos pertenecientes a las Fuerzas Armadas, Carabineros, Policía Civil, Gendarmería e incluso civiles que se encontraban en servicio activo durante el gobierno socialista de la Unidad Popular y que, en forma activa o pasiva, participaron en el proceso de la “liberación nacional”, que evitó que Chile cayera en las garras del marxismo cubano, enfrentándose con más de 20.000 extranjeros paramilitares y terroristas que querían subjugarnos, desparramados por todo el país.


 

 

 

 

 

 

 

 

Se aclara que a todos los nombrados se les está procesando vía el sistema antiguo, sólo para perjudicarlos por ser ese sistema más desfavorable para ellos.

- Y como estamos recién pasado e 11 de Septiembre, los jerarcas y seguidores de la Nueva Mayoría han reiniciado con mucha violencia sus denuestos groseros y airados en contra de las Fuerzas Armadas y Carabineros de aquel tiempo, que defendieron nuestras tradiciones, creencias y formas de vida.

Y existen claras evidencias que ya en Septiembre del año 1973, la situación real que se vivía en nuestro país era insostenible en sus aspectos político, social y económico, con una inflación anual que, basada en el IPC, ese año alcanzó nada menos que al 508,03 %.

 

 

 

 

 

 

 

Se sumaba un desabastecimiento que permitiría alimentar a la población sólo por algunos días más y, todo esto, coronado con un inminente peligro de guerra civil.
 

 

 

 

 

 

 

 

Para palpar e imaginarse la locura que se vivía en aquel año 1973, valgan las declaraciones oficiales que a continuación se indican, expresadas por diferentes entidades públicas y privadas, las que son fácilmente comprobables:

1.Declaración conjunta de los presidentes del Senado Eduardo Frei y de la Cámara de Diputados, Luis Pareto, emitida el 8 Julio 1973:
 
Gustavo Lorca junto a Eduardo Frei, Luis Pareto y Humberto Aguirre Doolan.

En uno de sus párrafos expresaba: “Ningún pueblo puede resistir la tensión que crea la inseguridad de los ciudadanos ante la impúdica acción de grupos armados que cuentan con amparo oficial.”

 

 

 

 

2. Declaración del Consejo General del Colegio de Abogados, aprobada por unanimidad y emitida el 8 Agosto 1973: Afirma que “No es posible permitir por más tiempo el quebrantamiento manifiesto de nuestro ordenamiento jurídico.”

3. Declaración de la Cámara de Diputados, del 22 Agosto 1973: Por una votación de 81 contra 47, resolvió expresar su sentir, acusando al gobierno de Allende de seguir una pauta de violaciones sistemáticas y crónicas de la ley y la Constitución, lo que resultaba en “el grave quebrantamiento del orden legal y constitucional de la República.”

Entre otros, agregaba que ”es un hecho que el actual Gobierno de la República, desde sus mismos inicios, se ha empeñado en procurar la conquista del poder total, con el evidente propósito de someter a todas las personas al más estricto control económico y político por parte del Estado, y lograr de ese modo la instauración de un sistema totalitario absolutamente opuesto al sistema democrático representativo que la Constitución establece…”

4. Declaración del Colegio Médico, del 25 de Agosto 1973:

Le solicitó a su colega Allende que presentara su renuncia a la Presidencia, “porque hasta ahora usted no ha mostrado intención alguna de someterse al Estado de Derecho y de  respetar la Constitución y la ley.”

 

 

 

 

 

 

 

5. Nueva declaración del Colegio de Abogados, del 31 de Agosto 1973:

El colegio invocó el artículo 43, capítulo 4 de la Constitución, que trata sobre la incapacidad presidencial, para argumentar que, en la crisis legal, Allende había llegado a un punto en que se encontraba “incapacitado” y que, por lo tanto, el Congreso debería ejercer su prerrogativa de destituirlo y llamar nuevamente a elecciones.

6. Exigencia de la Dirección del Partido Demócrata Cristiano, del 9 Septiembre 1973:

Los 29 presidentes provinciales del Partido Demócratacristiano exigieron que la  dirección del partido pidiera no sólo la renuncia de Allende, sino también la de todo el Congreso, para que la institucionalidad chilena, tiznada y mancillada, pudiera ser purificada con nuevas elecciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

7. Declaración del entonces presidente del Senado, Eduardo Frei Montalva, indicada en Acta Rivera, del 6 Julio del 1973:

Luego de que la directiva de la Sociedad de Fomento Fabril visitara al entonces presidente del Senado Eduardo Frei Montalva, oportunidad en que le manifestaron su inquietud y preocupación por el giro que habían tomado los acontecimientos a raíz del “tanquetazo”, agregando que el país estaba desintegrándose y que, si no se adoptaban medidas rectificatorias, fatalmente se caería en una cruenta dictadura marxista, dicha directiva elaboró la llamada “ACTA RIVERA”, manuscrita el 6 Julio de 1973.

En ella, se dejó constancia que Frei estaba abrumado y que agradeció la visita, manifestando que nada se sacaba con acudir a los parlamentarios y a las directivas políticas contrarias a la Unidad Popular, agregando casi textualmente, con claridad y decisión:

“Nada puedo hacer yo, ni el Congreso ni ningún civil. Desgraciadamente, este problema se arregla con fusiles, de manera que en vez de ir al Congreso, debíamos ir a los regimientos. Les aconsejo plantear crudamente sus aprensiones, las que comparto plenamente, a los Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas, ojalá hoy mismo”.

No cabe duda alguna que el contenido de esta Acta es fiel reflejo de lo sucedido en esa reunión, de acuerdo a lo confirmado posteriormente por escrito, por los mismos integrantes de la directiva de la Sofofa que en ella participaron.

 

 

 

8. Declaración del entonces senador demócrata cristiano Andrés Zaldívar a la Revista “Que Pasa,” del 23 Agosto 1973:

El 23 Agosto 1973, el senador demócrata cristiano Andrés Zaldívar declaró a la revista “Que Pasa”, refiriéndose a las Fuerzas Armadas de Chile: “Creo que son las grandes reservas morales de nuestro país y pueden ser ellas quienes en un momento dado estén llamadas a solucionar las cosas aquí; en eso no hay que tener tapujos y lo demás es ser un hipócrita”.

 

 

 

 

9. Declaración del entonces senador y presidente de la Democracia Cristiana hasta el 11 de Septiembre de 1973, Patricio Aylwin:

El 24 Sept 1973, el senador y presidente DC hasta el 11 Sept, Patricio Aylwin, declaró al corresponsal de las agencias NC News Service, de Washington y Bonn, entre otros temas reproducidos en el diario “La Prensa” de Santiago, lo siguiente:

“La verdad es que la acción de las Fuerzas Armadas y del Cuerpo de Carabineros no vino a ser sino una medida preventiva que se anticipó a un autogolpe de estado que, con ayuda de milicias armadas con enorme poder militar de que disponía el Gobierno y con la colaboración de no menos de diez mil extranjeros que había en el país, pretendían o habrían consumado una dictadura comunista. Por eso se produjo el pronunciamiento militar y se formó la Junta Militar de Gobierno; Nosotros los democratacristianos habríamos faltado a la verdad y habríamos sido inconsecuentes si no hubiéramos reconocido que la responsabilidad fundamental de lo ocurrido proviene del Gobierno de la Unidad Popular y que las Fuerzas Armadas no buscaban esto, sino que actuaron por patriotismo, con un sentido de responsabilidad frente al destino histórico de Chile”.

Declara más adelante que: “Es muy fácil convertirse en juez de otros que están peleando, mientras uno está cómodamente sentado en el escritorio; yo no me siento con la autoridad moral para juzgar si han sido excesivos o no, porque lo cierto es que los militares han tenido muchas bajas y han recibido la acción.

No tengo una cuantificación, yo creo que hay más muertos de los que se ha dicho, pero al mismo tiempo tengo otra cosa clara: que la versión que se ha dado en el extranjero es tremendamente exagerada. Cuando se habla de los muertos flotando en el río Mapocho.

Cuando se habla de los varios cientos de miles o decenas de miles de muertos, heridos y prisioneros, es una exageración manifiesta”.

10. Nueva declaración del ex presidente del Senado Eduardo Frei Montalva: A principios de 1974, el ex presidente del Senado Eduardo Frei Montalva, en declaraciones al diario madrileño ABC, dijo: “El marxismo, con el conocimiento y aprobación de Salvador Allende, y acaso por instigación de Salvador Allende, habría introducido en Chile innumerables arsenales, que se guardaban en viviendas, oficinas y almacenes. El mundo no sabe que el marxismo chileno disponía de un armamento superior en número y calidad al del Ejército. Un armamento para más de treinta mil hombres y el Ejército chileno no pasa normalmente de esa cifra. Los militares han salvado a Chile y a nosotros, cuyas vidas no son ciertamente tan importantes como la de Chile, pero que son vidas humanas y muchas, y todas, amenazadas perentoriamente”.

Hasta aquí estas 10 muestras de organizaciones profesionales, comerciales y políticas que, no cabe duda alguna, nos recuerdan el caos que reinaba en el país en 1973.

Lamentablemente hoy, muchos de esos mismos jerarcas de la DC, de nuevo en el gobierno, tergiversan la historia real y despotrican contra el gobierno militar que, lo saben muy bien, los salvó a ellos y a Chile de transformarse en una “Segunda Cuba”, protegiéndolos de las hordas marxistas que asolaban a nuestro país.

Valgan también estos “recuerdos del pasado”, anteriores y posteriores al “Pronunciamiento Militar” del 11 de Septiembre 1973, para que nuestra comunidad nacional, que en el presente está aproximándose a vivir una situación semejante a aquélla, no sea engañada respecto a la tarea que desempeñaron las Fuerzas Armadas y Carabineros de Chile en 1973 y años posteriores, para salvarnos, repito, de caer en las garras del marxismo.

En aquellos años, lamentablemente, la única manera de combatir al enemigo solapado, era responderle con sus mismas tácticas y procedimientos.

Fueron muchos los que cayeron en aquellos años, como el padre de Marco Enríquez, MEO, que no fue asesinado, como éste pregona a todo viento sino que, como un integrante del MIR, murió en combate, en su propia tinta.

 

 

 

 

 


Dios quiera que nunca más nuestro país viva de nuevo esa situación  caótica que vivimos durante los 3 años de la Unidad Popular.

Ello depende de los ahora gobernantes, de los Partidos Políticos y de la Comunidad Nacional que tendrá que decidirse al respecto.

 

¡Felices Fiestas Patrias!

Compartir