A la opinión pública objetiva de mi país Despierta Chile

A la opinión pública objetiva de mi país

 

 

Soy un ex oficial de Ejército, para el día 11 de septiembre de 1973, estuve en la Escuela de Suboficiales, con el grado de Capitán, siendo instructor y profesor. Al año siguiente, en mayo de 1974 fui destinado a la Comandancia en jefe del Ejército, para desempeñarme en Comisión de servicio en la Dirección de Inteligencia Nacional de reciente formación; permaneciendo en la DINA hasta diciembre del año 1975. Durante todo ese período me desempeñé como Oficial subalterno en funciones de Inteligencia.

 

Cuando se creó la DINA, por D.L. 521 de junio de1974, tenía por misión "producir inteligencia" en los siguientes campos de acción:

 

- Campo de Acción Interno: Seguridad Interior, Subversión y Terrorismo.

- Campo de Acción Externo: En especial países vecinos, e instituciones o delegaciones     diplomáticas y organismos internacionales.

- Campo de Acción Socio-Económico: En este campo desarrollé mi actuar, tomando como misión general producir inteligencia en las áreas de Trabajo, Educación y Salud.

 

Por lo tanto, durante el año y ocho meses de desempeño en DINA nunca desarrollé misiones relacionadas con seguridad Interior, grupos subversivos y terrorismo.

 

Después de 40 años y siendo ya Oficial Superior fui procesado y condenado por el solo hecho de:

 

- Haber sido Oficial subalterno de las Fuerzas Armadas (Ejército).

- Haber estado destinado en DINA, situación que jamás he negado.

- Haber trabajado en el mismo cuartel con otras agrupaciones, que pertenecían a otros Campos de Acción.   

- Haber estado en un cuartel de la DINA, cuando el o los detenidos supuestamente habrían pasado por ahí. Aún cuando, a lo menos, el 40% de las causas en que estoy involucrado, me encontraba en el extranjero o vacaciones.

- Haber cumplido órdenes y siempre dentro de mis principios éticos.

 

Actualmente me encuentro en el Penal de Punta Peuco desde el 7 de octubre de 2014, cumpliendo penas ejecutoriadas y procesamientos en primera instancia, que suman 31 y 140 años respectivamente. Todas estas penas y procesamientos corresponden al campo de acción interno, y todas las víctimas pertenecían al Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR).

 

No existe prueba alguna o cargos efectuados a mi persona por ningún testigo, nadie me nombra que habría detenido, torturado, secuestrado, asesinado o interrogado a las personas referidas como detenidos desaparecidos. Por lo tanto, he sido acusado como autor por el solo hecho de estar en un lugar y en una fecha determinada, y como prueba, se basan en "presunciones" y con ellas me condenan prácticamente a la muerte.

 

Ahora bien, para que una presunción sea prueba completa, según Art. 488 del Código de Procesamiento Penal, debe cumplirse:

 

- Fundada en hecho reales y probados.

- Múltiples y graves.

- Concordantes entre ellas.

- Precisas y directas.

 

Ninguna de estas condiciones se cumple en