A todos los chilenos Despierta Chile

A todos los chilenos

A todos los chilenos

 

A mediados de junio de este año, un grupo de diecinueve senadores aprobó un acuerdo, solicitando a la Presidente que "adopte las medidas administrativas necesarias para dar cumplimiento al derecho penal humanitario en la aplicación de penas privativas de libertad a condenados aquejados de enfermedades graves e incurables", condición en la que se encuentra un número apreciable de militares presos en Punta Peuco. 

 

Transcurridos casi dos meses de aquella resolución política (transversa)l, donde figuraban legisladores de centro, derecha e izquierda, no hay una reacción del Ejecutivo. Y como en tantas otras situaciones críticas que vive el  país, no existe una respuesta ni alguna decisión oficial que se conozca, al menos, públicamente. 

 

En consecuencia, dos centenares y medio de familiares de los prisioneros políticos militares, hicieron un llamado a la mandataria, para que permita a TODOS los ancianos y enfermos, que se encuentran encarcelados, que "continúen cumpliendo sus penas en sus domicilios"

 

En la inserción publicada por la Agrupación de Hijos y Nietos de Prisioneros del Pasado (HNPP), en El Mercurio, edición de este domingo 7 de agosto de 2016, la Carta Abierta dirigida a Michelle Bachelet con copia "A todos los chilenos" señala lo siguiente:

 

"Somos las familias de ex uniformados privados de libertad y recurrimos nuevamente a usted, para pedirle públicamente que abra su corazón, nos escuche y se entere de la dura realidad que vivimos y que nadie quiere ver.

 

Los Chilenos han olvidado a éstos hijos, nietos y bisnietos de condenados y procesados por hechos acontecidos hace más de cuarenta años. Sufrimos día a día producto de una situación ocurrida cuando muchos ni siquiera habíamos nacido.

 

Nuestros padres, abuelos y bisabuelos, eran jóvenes de entre 19 y 25 años a la época de los hechos eran meros oficiales y suboficiales subalternos y han soportado procesos de entre 10 y 20 años de duración.

 

A la desesperanza de un juicio eterno, se une el dolor de saber que nuestros seres queridos y nosotros somos considerados infrahumanos. En Chile, nuestra situación, nuestro dolor y lo que ello acarrea a las próximas generaciones no importa.

 

Queremos vernos y mirarnos, sin lágrimas en los ojos. Esto solo será posible si Chile deja atrás los horrores y errores del pasado y del presente, así como las pasiones e irracionalidad que engendran odio y perpetúan al sufrimiento de las víctimas de ayer y de hoy.

 

Sra. Presidenta, volvemos con la mayor humildad a pedirle que transforme en una realidad esa luz de esperanza y comienzo del reencuentro, permitiendo que todos los ancianos y enfermos que se encuentran presos continúen cumpliendo sus penas en sus domicilios. Estamos convencidos que una acción decidida suya, como madre, hija y mujer, ayudará a que nuestro País sea una verdadera nación de hermanos".

 

HIJOS, NIETOS Y BISNIETOS DE EX UNIFORMADOS PRIVADOS DE LIBERTAD.

Compartir