Álvaro Corbalán regresa a Punta Peuco Despierta Chile

Álvaro Corbalán regresa a Punta Peuco

 

 

Más de un año de arbitrario y abusivo castigo, debió sufrir el comandante Álvaro Corbalán Castilla, quien soportó en las más extremas condiciones, una doble condena. Esto porque la ministro de Justicia Javiera Blanco dispuso, trasgrediendo todas las normas disciplinarias al efecto, una pena adicional a la dictada por los tribunales competentes. Administrativamente y pasando por sobre las disposiciones legalmente vigentes, Blanco lo llevó a la Cárcel de Alta Seguridad en principio por un mes, lapso que se fue extendiendo hasta enterar un año y días.

 

La Corte Suprema en un fallo unánime (5-0) acogió el recurso de protección interpuesto por la defensa del Teniente Coronel (r) Älvaro Corbalán Castilla y ordenó a Gendarmería regresar al prisionero al Centro de Cumplimiento Penitenciario de Punta Peuco. En la causa rol 33.277-2016, la Tercera Sala del máximo tribunal del país, declaró arbitraria la decisión de mantener al ex Jefe Operativo de la CNI  en la Unidad de Alta Seguridad (CAS).

 

Algo cambió. Desde el momento que el presidente de la Suprema, ministro Hugo Dolmetsch se pronunciase sobre el derecho a la libertad condicional, donde no puede ni podría una discriminación. Se advierte un criterio diferente que apuntaría, tal vez, a una cierta modificación en cómo se mira a los prisioneros políticos militares. 

 

Dolmetsch ya había coincidido con el sacerdote jesuita Fernando Montes quien exhortó a las autoridades a aplicar el derecho humanitario a los uniformados presos, todos adultos muy mayores y todos, o casi todos, con enfermedades y padecimientos graves. Esta petición fue respaldada por un grupo transversal de 16 senadores de la República, quienes solicitaron a la Presidencia, proceder en ese mismo sentido.

 

Pero con todo, Dolmetsch, es el personero de mayor importancia que se ha pronunciado en la materia anunciando que la prolongada venganza de la extrema izquierda, podría tocar a su fin. No hoy, ni mañana, pero aquí hay un precedente, con este rotundo 5 a 0 que ha obtenido la defensa del comandante Corbalán Castilla, quien es víctima -como muchos otros de los presos de Punta Peuco- de una tremenda injusticia - en su caso personal, tal castigo fue doble y, por cierto, inmerecido. Se abren ciertas posibilidades.

 

Corbalán regresará a Punta Peuco. Dicho recinto está bastante lejos de constituir un hotel de lujo como pretenden hacernos creer las organizaciones que han lucrado con los DD.HH en nuestro país. Pero se acerca más a la normalidad. Corbalán Castilla vivió más de 365 días en una celda de 2x2 mts. Con un foco halógeno encendido día y noche. Con un camastro de concreto. Con una ventana sin vidrios, en pleno invierno; sin una letrina mínima y casi sin salir al exterior durante doce meses. Fue agredido y amenazado de muerte durante su larga estada en la CAS. Pero él mantuvo en alto su espíritu y su gallardía dando un ejemplo de nobleza al perdonar a su agresor. No queremos decir que ha triunfado pero si que él ha obtenido algo de justicia, un bien tan escaso y difícil de encontrar para los chilenos.

Compartir