Asesinato colateral Despierta Chile

Asesinato colateral

 

Asesinato colateral

 
Tras la detención en México de Raúl Escobar Poblete (alias "Comandante Emilio" del FMR), el jefe del Partido Comunista, Guillermo Teillier (alias "Sebastián Larraín" jefe militar de la organización terrorista), afirmó que el crimen de Jaime Guzmán Errázuriz, constituyó -supuestamente- un "daño colateral" del gobierno militar. 
 
Como se sabe, el 1 de abril de 1991 a las 18,27 horas. el senador de la UDI, fue emboscado y asesinado por los frentistas Ricardo Palma Salamanca (alias "el negro) y Raúl Escobar Poblete. Una versión señala que Escobar era el conductor y al mismo tiempo hechor. Sin embargo, aún se investiga si en realidad, Marcela Mardones, pareja del denominado comandante "Emilio" era quien manejaba el taxi Opala de color negro robado, que se utilizó en el atentado. La mujer, conocida bajo la chapa de "Jimena"  fue detenida con un pasaporte falso, el pasado viernes 9 de junio en Puerto Montt. Supuestamente estaba en Cuba. En cuanto a Palma Salamanca, otro de los prófugos, habría sido detectado en Valparaíso poco tiempo atrás.
 
Escobar, en tanto fue apresado por la policía mexicana por el secuestro de la ciudadana francesa Nancy Michelle en San Miguel de Allende (el 13 de marzo pasado). Ella fue liberada 79 días después. Los criminales le habrían cercenado un dedo como atroz e infame evidencia para cobrar rescate a su familia. Palma Salamanca y Escobar Poblete, protagonizaron además la llamada "fuga del siglo" desde la Cárcel de Alta Seguridad de Santiago (30 de diciembre de 1996). Escobar fue uno de los fusileros que dispararon sus M-16 sobre los tres gendarmes novatos apostados en la torreta de vigilancia de la CAS (la guardia más experimentada, poco antes, fue sorpresivamente cambiada por "órdenes superiores". Así escaparon en helicóptero Pablo Muñóz Hoffman, Palma Salamanca, Mauricio Norambuena (comandante "Ramiro") y Patricio Ortíz Montenegro.
 
Hernández Norambuena, cumple 30 años de presidio en Brasil por el secuestro del empresario Washington Olivetto. El gobierno de aquel país, accedió a la extradición solicitada por Chile, pero esta se materializará solo cuando Hernández cumpla su condena en los términos de la justicia de Brasil. Se sabe por qué.
 
Ahora fue el turno de "Emilio" pero aún está pendiente saber, si éste será expulsado o extraditado. Entrevistado por radio Cooperativa, Teillier -quien en la Cámara admitió que él participó en la planificación del atentado contra el general Augusto Pinochet-, afirmó que el asesinato de Guzmán era apenas algo más que un "daño colateral" del gobierno de las FF.AA y de Orden. 
 
Ante tales dichos, Rodrigo García Pinochet, recordó el frustrado magnicidio contra el Presidente Augusto Pinochet y el asesinato de cinco de sus escoltas (y heridas a otros 11); el nieto del general, a 31 años del criminal atentado, enrostró a Teillier que "tras haber salvado con vida (...) veo en sus palabras que aún el odio y la violencia conducen su mente. No hay arrepentimiento, no hay reflexión, no hay cordura" http://www.elmercurio.com/blogs/2017/06/13/51784/Asesinatos-colaterales.aspx
 
Efectivamente: en declaraciones de Lautaro Carmona, otro de los actuales jerarcas del Partido Comunista, el PC sostiene que el PC "nunca justificó el asesinato de Jaime Guzmán"; sin embargo, jamás lo ha condenado. "Bajo ninguna condición  ha validado o dado el consentimiento a una acción, que por más móviles políticos que haya tenido, no tiene ninguna justificación. Y se tienen que asumir las consecuencias desde el punto de vista judicial" argumenta Carmona.
 
Algo así sucedió con Enrique Villanueva Molina, condenado a perpetua por el homicidio del senador Guzmán: la Corte Suprema rebajó su pena -finalmente- a solo cinco años de libertad vigilada. Eso es "asumir las consecuencias" según parece.
 
Con Hernández Norambuena, en el caso que llegue a Chile, extraditado desde Brasil, se sospecha que podría ocurrir algo parecido a lo de Villanueva. En cuanto a Galvarino Apablaza, sindicado como jefe del FMR de 1988 a 2001, sigue en Argentina como refugiado. La Suprema reclama su presencia desde 2004 sin embargo el gobierno de Cristina Fernández ni siquiera respondió la solicitud de Chile, convocando al Consejo de Ministros el cual le dio ese status; Macri no innovó, por lo tanto el comandante "Salvador" goza del amparo político trasandino.
 
Corresponde a Mario Carroza que lleva el caso Guzmán tramitar idéntica petición. Pero él mismo se mostró escéptico sobre la receptividad de dicho requerimiento. Lo cual podría significar que Escobar Poblete, sea procesado allá en México, por integrar una organización criminal, misma donde otros elementos terroristas fogueados participaban.
 
¿Cómo podría el Partido Comunista condenar las acciones de su grupo militar, cuando Teillier era el planificador? Cuando los mismos dirigentes del PC han señalado que empuñarían nuevamente las armas, de darse las "condiciones" ¿El arsenal de Carrizal Bajo lo entregaron? Ciertamente no. Y ese armamento reaparece una y otra vez en aislados hallazgos aislados. Como ciertos M-16 que se utilizan en La Araucanía donde cuadros comunistas altamente entrenados por las FARC, participan en las acciones que todos conocemos. Recuérdese a Luis Corvalán Lepe y sus declaraciones después de 1990, señalando que "yo les recomendaría (a los del Frente) ... que guardaran las armas... por si las moscas"
 
Con el 5% de apoyo popular y seis diputados, el PC cuenta con un poder que no guarda relación con su peso electoral ni su representación parlamentaria. Utiliza hábilmente a sus aliados y a sus compañeros de ruta para imponer su estrategia, la única coherente dentro de aquel bloque moribundo como es la Nueva Mayoría. Con un pie en La Moneda y el otro en la calle, explotó su exigua presencia en el Congreso, su presencia en algunas organizaciones sociales y su constante activismo para conducir las cosas a su propio terreno. Así ¿qué van a a condenar? ¿los asesinatos colaterales?

Compartir