BERGOGLIO YA HIZO UN MILAGRO EN CHILE Actualidad

BERGOGLIO YA HIZO UN MILAGRO EN CHILE

www.voxpress.cl

Debe considerarse como un milagro  atribuido al Papa: con motivo de la visita de Estado que realizará a Chile, la población pudo, al fin, dar fe de que en La Araucanía el terrorismo es una realidad.

 

Con inconmovible tozudez, el Gobierno socialista de la Nueva Mauoría contradictoriamente ha presentado querellas aplicando la Ley Anti Terrorista, pero se niega a aceptar y reconocer que en la zona hay terrorismo.

 

Incluso, uno de los dos candidatos de la Nueva Mayoría, Alejandro Guillier, persiste en calificar de “violencia extrema” los atentados y quemas masivas de camiones en La Araucanía y rehúsa aceptar que dichas acciones y emboscadas tienen características terroristas.

 

Sostén importante en la campaña de Guillier, e inventor de su carrera presidencial, es el Partido Comunista, y éste es, también, el gestor y conductor   de la rebelión armada rural.

 

El reclutamiento de comuneros mapuches para entrenarlos y organizarlos en grupos de combate es fruto de su instrucción por parte de las FARC colombianas y su financiamiento, a través de ONG’s extranjeras, lo recauda la izquierda internacional.

 

Hace tiempo que el Gobierno --incluso el anterior— debió disuadir la espiral de subversión en La Araucanía,  declarándola zona de emergencia, con lo que se permitiría un real trabajo de búsqueda, investigación y aprensión de los subversivos. Pese a que se trata de un instrumento legal y totalmente constitucional, se omite aplicarlo por el estúpido fantasma de un pasado de hace 40 años.

 

Carabineros ha descubierto armamento de guerra, pero la Justicia no lo considera Prueba y sus frágiles vigilancias son fácilmente vulneradas por la estrategia guerrillera. La policía uniformada es poco o nada lo que puede hacer por su dependencia directa del ministerio del Interior  ---donde manda Mahmud Aleuy (PS)— y, en definitiva, de una Presidenta que tiembla al enfrentarse al PC.

 

Hace 10 años, durante una cumbre de altos mandos de las FF.AA. del Cono Sur, un general del Ejército colombiano advirtió: “si no actúan rápido contra esos grupos subversivos, la situación se les va a poner durísima e incontrolable”.

 

Tal cual ocurrió: hoy el terrorismo en La Araucanía está fuera de control, ante la vista y paciencia de habitantes inocentes, de religiosos con sus templos quemados y de empresarios agrícolas y forestales víctimas de la pérdida de sus medios de trabajo.

 

Sin embargo, sin quererlo pero por necesidad, el Gobierno ha terminado reconociendo la existencia del terrorismo en La Araucanía, y ello gracias a la próxima visita de Estado de Jorge Bergoglio, la máxima autoridad de la Iglesia Católica.

 

Tras dos visitas tremendamente exhaustivas, los especialistas en seguridad del Vaticano se percataron en el acto del ambiente bélico de la zona y solicitaron la mayor protección para la misa masiva que Bergoglio oficiará en Temuco el 17 de enero.

 

Las dos eucaristías, una en Santiago y la otra en Iquique, serán en espacios abiertos y públicos, como suelen ser todos los encuentros ecuménicos del Pontífice.

 

En Temuco, en cambio, se eligió para la celebración la Base Aérea Maquehue  ---el antiguo aeropuerto local--, el que, para dicha oportunidad, estará bajo el control de personal armado del Grupo 3 de  la FACh.

 

Este solo hecho, tan sólo éste, demuestra que en La Araucanía prevalece el temor a la amenaza latente de los grupos armados de comuneros comunistas. Refugiar al Papa en una unidad militar para blindarlo al máximo del riesgo de acciones terroristas es la mejor respuesta, jamás dada, a la desidia de las autoridades civiles por combatir y extirpar la subversión, subversión que, dicho sea de paso, amenaza la unidad territorial.

 

Aún con mucho tiempo por delante y quizás sin saberlo, Jorge Bergoglio ha hecho su primer milagro en tierras chilenas: permitió que se le revelara al pueblo lo que se le ha ocultado: en La Araucanía es toda una incuestionable realidad el terrorismo.

Compartir