Canchas Blancas Despierta Chile

Canchas Blancas

Canchas Blancas

 
Bolivia entregó a la Corte Internacional de Justicia de la Haya (CIJ), su réplica a la Contramemoria presentada por Chile ante dicho tribunal. A partir del 21 de marzo, nuestro país, tiene un plazo de seis meses -hasta el 21 de septiembre de 2017-, para depositar su dúplica: en marzo de 2018 se espera que la CIJ, al concluir la fase escrita, dé apertura a las audiencias orales. Después el panel de jueces entra a la etapa deliberativa  para posteriormente dar a conocer su resolución acerca de si Chile tiene la obligación de negociar con Bolivia.
 
Respecto de qué materia se podría dialogar, ello se desconoce, hasta el momento que la Corte entregue su fallo, el cual, en caso alguno obliga a ceder soberanía. Situación que ya fue dirimida por esos mismos jueces al abordar la solicitud de incompetencia planteada por Chile. 
 
Cuando en mayo de 2015 se conoció el veredicto, Andrés Jana, abogado integrante del equipo chileno ante La Haya, declaró que "la Corte ha dicho que lo que debe resolver es si existe o no una obligación de negociar acceso soberano (al mar) por parte de Chile, y luego si esa obligación se ha infringido o no.  Eso es todo lo que la Corte podría determinar, dentro de la competencia que ella misma se ha fijado. Todo lo que tiene que ver con un resultado predeterminado o con una eventual cesión de soberanía queda excluido. Considerando esto, en el mejor de los escenarios para Bolivia, un fallo a su favor solo pondría a Chile en la posición de negociar de 'buena fe'. Nada más", dijo Jana. Y, en el caso que estableciera que Chile tiene la obligación de negociar, ahí termina su intervención" declaró (en aquella misma fecha), la abogada chilena Astrid Espaliat.
 
Previo a la entrega de su réplica en La Haya, Evo Morales recurrió a un subterfugio que ya antes utilizó: crear un incidente internacional, recurriendo al ardid de introducir soldados y funcionarios de su país a territorio chileno para aumentar la tensión. Así dos militares bolivianos armados y siete empleados de aduanas del vecino país, fueron detenidos por Carabineros en nuestro espacio soberano, al ser sorprendidos robando camiones y vehículos. Todos quedaron en prisión preventiva. Mahmud Aleuy declaró que "tal como ha dicho el Canciller las personas que entren ilegalmente a Chile serán detenidas y se les va a aplicar la ley que se aplica en este país. Eso es lo que está pasando con los detenidos bolivianos".
 
Lo más probable es que los nueve elementos resultarán expulsados. Tal cual ocurrió con otros tres soldados bolivianos que en enero de 2013 ingresaron armados a Chile. En marzo de ese mismo año fueron devueltos a su país, donde Evo Morales los condecoró señalando que "dignificaron" a Bolivia. 
 
Pero eso no es todo. La ofensiva comunicacional de Morales incluyó una curiosa revisión de la Historia y un supuesto experto en la materia, habla de la "batalla" de Canchas Blancas, donde habría derrotado a las fuerzas chilenas durante la Guerra del Pacífico. Esto le servido para criticar a nuestras FF.AA  y al lema del Ejército de Chile: "vencedor, jamás vencido".
 
En la pseudo  batalla de Canchas Blancas, un contingente de la V División boliviana habría batido (afirman) a una formación chilena, en un único y solitario triunfo. Lo histórico -ya que no hay fuentes confiables ni partes de guerra que así lo reconozcan- es el combate de Tambillo, el 6 de diciembre de 1879, donde una patrulla de 24 chilenos fue derrotada por un contingente de 70 bolivianos(los que supuestamente salvaron a Oruro y Potosí, cosa que jamás estuvo en los planes del mando chileno): era comandada por el teniente Emilio Ferreira. Sus hombres, una vez agotada la munición debieron retirarse con un saldo de 9 muertos y 11 prisioneros. Fue sumariado y luego exculpado. Pero jamás el Ejército de Chile registró 400 bajas en la ficticia "batalla" de Canchas Blancas, como dicen hoy, en Bolivia.
 
Toda esa invención y las reiteradas incursiones bolivianas en tierra chilena, solo contribuye a alimentar un intolerable clima de odio hacia Chile y de paso asegurar a Evo Morales su posible reelección. 
 
 

Compartir