Carta Invitación al Papa Despierta Chile

Carta Invitación al Papa

Carta Invitación al Papa

 
Su Santidad, queremos que reciba una cordial y afectuosa bienvenida a nuestra querida y hermosa Patria de parte de personas que se encuentran privadas de su libertad por cumplir órdenes que le imponía su condición de hombres de armas y de servidores de su patria.
 
Queremos comenzar esta misiva, citando las palabras de Jesús en el Evangelio: "estuve en la cárcel y vinisteis a verme (Mt. 25, 36).
 
Su Santidad, las citadas palabras del Evangelio, representan el anhelo y la esperanza de los internos de este penal, considerando el regalo que es para nuestro país y para todos los chilenos su visita a Chile, queremos que máximo representante  de Cristo en nuestra tierra pueda considerar, como un acto de misericordia, visitarnos en nuestro centro penitenciario, llamado penal de Punta Peuco.
 
En efecto queremos recordarle Su Santidad, sus sabias palabras en la ceremonia de Jubileo de los presos, en las que señaló: "A veces, una cierta hipocresía, lleva a ver solo en vosotros personas que se han equivocado, para las que el único camino es la cárcel. No se piensa en la posibilidad de cambiar de vida. Hay poca confianza en la rehabilitación".  
 
Y agregó: "Ante Dios 'nadie puede vivir sin la certeza de encontrar el perdón' por lo que les instó a "no encerrarse en el pasado'".
 
"La historia pasada, aunque lo quisiéramos, no puede ser reescrita de nuevo. Pero la historia que inicia hoy, y que mira al futuro, está todavía sin escribir. Aprendiendo de los errores del pasado, se puede abrir un nuevo capítulo en la vida".
 
Su Santidad, nos hemos permitido citar sus sabias palabras que están inspiradas por el Espíritu Santo y que representan el sentir de muchos de los internos de este penal.
 
En Chile, hay algunos que viven eternamente encerrados en el pasado para generar una estela de enfrentamiento y división entre los chilenos, sin reconocer humildemente sus propios pecados sino siempre viendo la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio.
 
Somos muchos de los que estamos privados de libertad, que hemos pedido perdón por nuestros pecados y por el daño que pudimos hacer a nuestros compatriotas en el pasado pero también anhelamos y esperamos señales de reconocimiento y perdón de aquellos que llevaron a nuestra patria a un camino de confrontación y violencia para intentar imponer una ideología alejada de Dios y del respeto por la dignidad y la libertad de las personas.
 
Su Santidad, citando sus palabras, nos da nuevamente una iluminada y santa respuesta: "Dónde se responde a la violencia con el perdón, allí también el amor que derrota toda forma del mal puede conquistar el corazón de quien se ha equivocado".
 
En este mismo sentido del perdón, señaló: "una justicia penal que no sea exclusivamente punitiva" y "Someto a la consideración de las autoridades civiles competentes la posibilidad de cumplir, en este Año Santo de la Misericordia, un acto de clemencia hacia aquellos presos que sean considerados idóneos para gozar de esta medida".
 
Su Santidad, queremos solicitarle que en esta visita a Chile su intermediación ante las autoridades de este gobierno y de las que van a iniciar su período este año para que les pida un acto de clemencia con aquellos reos ancianos que se encuentran con enfermedades crónicas y terminales para que se les conceda el derecho a morir con dignidad junto a sus seres queridos.
 
Su Santidad, hace un año solicitamos la indulgencia presidencial por razones humanitarias para cuatro reos terminales que cumplían su condena en el penal de Punta Peuco, lamentablemente la máxima autoridad del Estado les negó ese derecho.Tres de los internos ya murieron esperando el indulto presidencial que nunca llegó.
 
Su Santidad, sabemos que tal no seamos dignos de su visita y su presencia en nuestra cárcel pero tenga la seguridad que será recibido con mucho afecto y admiración por aquellos que cumplen condena por haber cumplido una misión que la historia de nuestra patria nos demandó y que años después fue olvidada y enjuiciada por los mismos que nos exigieron defenderla.
 
Su Santidad, queremos que su visita a Chile sea una oportunidad histórica de reencuentro y unidad entre todos los chilenos para que a partir de las heridas del pasado podamos construir un camino de esperanza para el futuro de esta patria, exhortándolo a que su paso por este hermoso país sea capaz de sembrar esa semilla del perdón que pueda dar frutos de misericordia y reconciliación entre todos los hijos de esta patria. 
 
Que Dios guarde a Su Santidad y proteja su espíritu y su vida de consagración a los más pobres, los enfermos, los abandonados y los encarcelados.
 
 
Con especial afecto y admiración
 
 
(Carta invitación de los internos de Punta Peuco al Papa Francisco en su visita a Chile) 

Compartir