Recientes

Catástrofe en el sur Actualidad

Catástrofe en el sur

 

Dos carabineros heridos y seis vehículos quemados en un solo atentado en Lanco, región de Los Ríos. Los gremios de la zona declararon que "los atentados superan con creces toda lógica".

 

Efectivamente. Un grupo de 20 encapuchados disparó sus escopetas contra dos funcionarios de la policía uniformada, los que quedaron internados en el Hospital de Valdivia, producto del impacto de perdigones: uno los recibió en el cráneo y el otro en el abdomen.

 

Algunas horas antes, durante la noche, otra banda terrorista atacó una cabaña en Puerto Choque, comuna deTirúa intercambiando disparos con Carabineros. El recinto destinado a recibir turistas, tenía una de las instalaciones sin ocupar, la cual fue incendiada.

 

Anteriormente, pescadores artesanales, atacaron a escopetazos el buque de investigación oceanográfica "Abate Molina". Personal de la Armada detuvo al hechor aunque algunos presumen que esta agresión sin precedentes, responde a la acción de sujetos dedicados al tráfico de armas para los elementos terroristas que operan en la Octava, Novena y Décima regiones del país.

 

Como se puede advertir, el llamado conflicto de La Araucanía trascendió hace rato su frontera y la actividad de grupos armados se extendió al Biobío, Los Ríos y Los Lagos.

 

Esto mientras Héctor Llaitul, condenado a 14 años de prisión pero que goza de libertad condicional, ofrece conferencias de prensa en la Universidad de Concepción, para "reivindicar" la "recuperación de tierras" eufemismo con el cual se refiere a las tomas, a la usurpación de predios de humildes parceleros, a la quema de maquinaria e instalaciones productivas en un amplio territorio, el cual está a merced de estas organizaciones.

 

La Coordinadora Arauco Malleco, CAM, al reconocer la autoría de los atentados en el Alto Biobío y Lumaco, aclaró que los Órganos Territoriales de Lucha (ORT) que vertebran dicha organización, tienen plena libertad para definir sus objetivos.

 

Está claro que la CAM cuenta con grupos armados, planificación, armamento, entrenamiento y asesoría para su desarrollo. Y que para este efecto, contó y probablemente sigue contando con asesores de las FARC, la ETA y el grupo argentino Quebracho, entre otros.

 

También es evidente que el gobierno central del país, excepto sus anuncios de querellas en contra de quienes responsables -los cuales jamás son habidos por cierto-, está en una negación permanente del fenómeno terrorista, como si ello bastase para cautelar el Estado de Derecho. Lo que sucede en la práctica es una denegación de servicio.

 

Una de las personas que pernoctaba en las cabañas de Tirúa, ante el incendio de una de ellas, señaló claramente  que los chilenos ya no tenemos libertad en Chile.

 

Sin embargo, lo increíble vino de parte del general de Carabineros Pedro Larrondo, Jefe de Zona de Los Ríos, quien responsabilizó a los propietarios del fundo Rucahue de Lanco, por no adoptar las debidas medidas de seguridad en vista de las declaraciones previas al ataque al predio Lo Suárez, donde dos funcionarios policiales fueron heridos.

 

Larrondo no satisfecho con tal apreciación increíble, agregó que "se les ha dicho -por intermedio de la Fiscalía-, que deben instalar luces, sensores de movimiento y cámaras"

 

Esto porque la familia Villasante, señalara que los atacantes "se andan riendo" dada la impunidad total que ha generado el sistema procesal penal ultragarantista y donde los resultados de las investigaciones del Ministerio Público con cercanas a cero.

 

Así viven los chilenos en La Araucanía, en el Biobío, en Los Lagos y Los Ríos, donde no hay terrorismo, según el gobierno. A lo sumo, violencia rural o robo de madera ¡hasta cuándo! 

Compartir