Chile no tiene amigos Despierta Chile

Chile no tiene amigos

Tres incidentes de la mayor gravedad se producen en nuestras fronteras:

 

- Seis encapuchados -uno de ellos con atuendo militar-, atacaron a tiros a cinco trabajadores chilenos de la empresa Geotec; ellos realizaban sondajes para una empresa minera, en el sector de Portezuelo, región de Tarapacá, a menos de medio kilómetro de la frontera con Bolivia. El mayor de Carabineros Luis Martínez de Pozo Almonte, declaró que luego de robarles dos vehículos y de disparar contra el grupo de operarios, los sujetos se internaron en territorio boliviano.

 

- Cristina Fernández llamó a una licitación para construir un gran acueducto que extraerá 30.000 litros por segundo de las aguas del lago General Carrera (lago Buenos Aires para los trasandinos), trasgrediendo el Tratado de Medio Ambiente de 1991y su Procolo de Recursos Hídricos. El Congreso aún no aprueba la construcción del mismo, pero el gobierno CFK ya licitó la obra: tendrá 295 kilómetros de extensión y surtirá a varias localidades de la Patagonia, en contravención a dichos instrumentos.

 

- El Congreso de Perú aprobó el 15 de octubre, la creación del Distrito Las Yaradas Los Palos en el límite con Chile. Según la nota de respuesta de la cancillería limeña a la protesta de Chile, ello se haría "en ejercicio de la potestad inherente a la soberanía del Estado peruano. Insistiendo que el trazado considera la demarcación del inexistente Punto Concordia, desconociendo así el Hito 1 que para Chile marca su territorio, situación consagrada en el Tratado de 1929 y por la sentencia de La Haya.

 

Ciertamente, no se trata del primer incidente en la triple frontera norte durante 2015: en marzo otro grupo de mineros chilenos fue asaltado y uno de ellos resultó herido a bala; en la región de Arica, sector del volcán Tacora, a 15 kilómetros de la frontera con Perú fueron asesinados el cabo primero de Carabineros Víctor Godoy y el sargento segundo Germán Cid. Ambos funcionarios de la policía uniformada patrullaban la zona.

 

Argentina hostiliza permanentemente a las empresas chilenas que operan allá, imponiéndoles medidas restrictivas, como las que sufrió LAN en Aeroparque, para favorecer a la deficitaria Aerolíneas Argentinas, una hijuela kirchnerista. Está pendiente además el diferendo por Campo de Hielo Sur cuya demarcación continúa pendiente.

 

Lo de Perú es una constante. A la difícil implementación del fallo de La Haya que privó a Chile de 22.000 km2 de la Zona Económica Exclusiva ZEE, Lima agregó lo del triángulo terrestre, insistiendo que el llamado (solo por ellos) Punto Concordia, constituye el límite, desconociendo que es el Hito 1 el que lo establece.

 

En cuanto a Evo Morales y la pretensión boliviana de lograr una salida al mar con soberanía, posiblemente por Antofagasta, aunque su objetivo es Arica y recuperar la totalidad de lo que es nuestra Segunda Región, ya sabemos dónde podría detenerse toda esta situación: en una nueva concesión territorial a expensas de Chile.

 

Desde luego, no cederemos soberanía. Pero la sumatoria de todos estos incidentes, litigios, nuevas y artificiales controversias, agresiones a chilenos en su propio territorio, resulta gravemente elocuentes.

 

Todo lo cual trae a cuento recordar la Hipótesis Vecinal 3 (o HVM3).

 

El objetivo real de Argentina es el de lograr una salida al Océano Pacífico y jamás lo abandonará. El Tratado TransPacífico  de Cooperación Económica o TPP, es un golpe a sus aspiraciones estratégicas. El desarrollo chileno conspira contra sus intenciones no explicitadas pero siempre operantes; de allí que oponga cualquier obstáculo a nuestro comercio, a las inversiones chilenas en su territorio, aún trasgrediendo tratados como es hoy el caso de la utilización unilateral de las aguas del lago general Carrera. Antes fue el Laudo Arbitral de 1977 que declararon "insanablemente nulo"

 

El objetivo declarado de Bolivia es salir al Pacífico, recuperar Antofagasta y en lo posible obtener Arica. Declaradamente sería el problema nacional y a la vez su proyecto nacional. Esto explicaría la inestabilidad local, su retraso y falta de cohesión nacional. La primera fase es la ruptura de su mediterraneidad y la segunda recuperar territorios. 

 

Perú no descansará hasta recuperar Arica. Y eso explica su tendencia histórica de reclamar siempre "el último punto pendiente" en circunstancias que todo se cerró con el Tratado de 1929. Chile es el espejo admirado secretamente por Perú y constituye el incentivo para competirnos en todo terreno y en cualquier circunstancia. El pisco peruano y hasta el asunto del suspiro limeño les resultan tan funcionales como insultar a los chilenos en un partido de fútbol. 

 

Una y otra vez resurge en el Perú la animosidad antichilena con un sentido militar y estratégico. Arica es "la" espina clavada en el corazón de Perú.

 

De manera tal que estos tres vecinos y un cuarto que siempre observará luciendo como "amigo" pero que en la práctica es otra potencia al acecho de nuestro derrumbe (Brasil) modelan este escenario que se definido como la "políticamente incorrecta" HVM3 la cual indica que no tenemos amigos y que en un posible conflicto bélico, Chile deberá lidiar en tres frentes completamente distintos.

 

Todas estas naciones tienen una cuenta que pasarle a Chile. Y de una u otra forma participarán para contribuir a la total y definitiva neutralización de las expectativas chilenas en el campo que sea. Y esto es una posibilidad permanente, real e invariable. No tenemos amigos.

Compartir