¿Cierre de Punta Peuco? Despierta Chile

¿Cierre de Punta Peuco?

Teillier, Quintana e Isabel Allende pidieron al Ejecutivo cerrar definitivamente la cárcel de Punta Peuco, antes que finalice el mandato de Bachelet.

 

El jefe del Partido Comunista afirmó que "hubo unanimidad de los presidentes -de partido-, de solicitarle al Gobierno que se procediera al cierre, pero no se le puso plazo (...) me imagino que ellos tienen que discutirlo"

 

Por su parte Jaime Quintana del PPD agregó que ellos han pedido que se evalúe "seriamente" el "tema de Punta Peuco" y que esto no es nuevo sino "parte de una agenda de DD.HH mucho más ambiciosa que no es nueva y no surge solo con el enfoque del caso Quemados"

 

Por su parte Isabel Allende demandó el apoyo a su moción de degradar a los militares condenados por delitos de lesa humanidad, para lo cual bastaría -según sostuvo- que "el Gobierno mediante un Decreto Supremo declare la nulidad de derecho público a esos ascensos que tuvieron muchos de los oficiales que tenían condenas por violaciones graves a los DD.HH" (¿?)

 

Esta demasía, sin embargo, va a la zaga de las peticiones formuladas por la propia mandataria quien insistió en su llamado (lo hizo antes en septiembre de 2014) "a quienes tuvieran información sobre violación a los DD.HH, civiles o militares, la entregaran antes de que fuera demasiado tarde (...) hoy quiero reiterar ese llamado (...) porque basta de silencio"

 

Está dicho que toda esta maniobra político-propagandística por hechos de 40 años atrás, responde a los objetivos del Partido Comunista y de la extrema izquierda de cobrar venganza y ciertamente, no busca esclarecer verdad alguna.

 

Se persigue humillar a los presos políticos militares para advertir a otros que pueden seguir idéntico destino.

 

"Lo peor de todo -escribió Orlando Sáenz en El Mercurio y reproducido en nuestra página-, es que en Chile abundan los que creen que todo esto no ha afectado la moral y la adhesión de nuestras FF.AA al sistema democrático que tanto nos costó recuperar. Juzgan el silencio como convicción y no se dan cuenta que ese silencio se genera más en el principio de la obediencia debida que en cualquier otra consideración (...) la verdad es que se ha creado un abismo de incomprensión y de desencuentro entre la sociedad civil y el mundo militar y esa es una situación que ningún país puede ignorar, sobre todo con los problemas latentes de seguridad que afectan al nuestro. Por todo lo que he señalado es que se hace imperativo rectificar los términos de la relación entre el mundo civil y el uniformado ..."

 

De manera tal que, estas peticiones de cierre del recinto penitenciario de Punta Peuco o la extrema odiosidad de pretender legislar o decretar la degradación de oficiales de las FF.AA (ilegal por lo demás), solo profundizan esta brutal incomprensión que al Partido Comunista le interesa agudizar para consolidar la supremacía que ejerce en el gobierno de nuestro país, con su escaso 5% de los votos. . 

Compartir