Recientes

Ciudadano inocente, injuriado y procesado Actualidad

Ciudadano inocente, injuriado y procesado
 
 

 

 
En el llamado Caso "Quemados" los "únicos dos desertores del grupo ni siquiera están de acuerdo entre sí. Uno inculpa al teniente Castañer de haber iniciado el fuego con un encendedor, el otro al teniente Fernández de haberlo hecho con un fósforo. Pero los otros nueve coinciden en que ambos oficiales estaban alejados del estallido del fuego. Por supuesto el juez de izquierda atiende a la versión contradictoria de los dos y no a la conteste de los nueve, más la de los dos oficiales, pues es lo políticamente correcto y manda a todos estos presos"
 
Así se refería Hermógenes Pérez de Arce ("No está perdida toda esperanza" del 4 de agosto de 2015) a la reapertura de este proceso, por el testimonio de un conscripto supuestamente "arrepentido" pero en realidad pagado, como reconoció posteriormente, este individuo, identificado como Fernando Guzmán.
 
El hasta ahora principal inculpado, el coronel Julio Castañer, denuncia en esta carta la dramática situación que él vive junto a su familia.
 
"Ciudadano inocente, injuriado y procesado
 
Me permito compartir algunas reflexiones, teniendo en cuenta para ello la convicción de mi inocencia y continuar colaborando con la justicia, único camino que permitirá revertir mi actual condición, asegurando en especial a mi familia, regenerar el tejido dañado por la deleznable actitud de algunos de perseverar en acciones que no generan más que odio y venganza, incentivados por algunos medios de comunicación que a diferencia de ellos, solo buscan los intereses comerciales, ganar un espacio más en el rating cada día más disputado, sin la menor muestra de ética y valores morales que hoy tanto reclama la propia sociedad chilena.
 
Al alero más formidable que me ha dado la vida, mi familia, observo cómo se avecina una nueva escalada política y comunicacional que busca la exacerbación social, desvirtuar los ejes de atención ciudadana y responder a intereses comerciales, me preparo junto a mi esposa, hijos y familia a enfrentar estoicamente tales prácticas, en atención a que me siento inhibido por razones de secreto de sumario a defenderme públicamente e impedido de compartir por ahora, contundentes antecedentes de la causa judicial, los que no solo me exculpan de los hechos investigados sino además, revelan un sinnúmero de distorsiones que intentan mofidicar una verdad jurídica inobjetable, la cual confiamos prevalecerá.
 
No quiero soslayar el carnaval mediático vivido el año 2015, generado por un medio de comunicación que gana y lidera espacios con contenidos afines, oportunidad en que sindicado como el principal "actor" de un reportaje soy acusado, condenado socialmente y humillado públicamente y con ocasión de ello, ser formalizado.
 
Desde la perspectiva judicial, acato que el ministro a cargo de la causa le asista el derecho y deber de investigar y administrar la justicia que tanto esperamos, observando que en ésta a la fecha, pese a la existencia de un solo falso declarante (explotado solo por tener visibles limitaciones físicas y vulnerabilidades sociales), existen legítimos testigos presenciales contestes con una sola versión, el teniente Castañer ni siquiera estaba cerca en el momento y lugar del principal hecho investigado. 
 
Los daños colaterales son irreversibles, sin embargo los asumo, anido y reservo solo en el seno del hogar. No obstante el derecho a la presunción de inocencia me ha sido ignorado, los derechos constitucionales atropellados, la honra y seguridad personal vulneradas, sin embargo mantenemos incólumes e intactos nuestra dignidad y valores morales como familia.
 
Finalmente, como indiqué me siento junto a mi esposa e hijos, espiritual, moral físicamente preparados y de pie para dar la bienvenida al nuevo carnaval mediático que se prepara y avecina, sus invalorables intereses en juego y resultados esperados, prefiriendo omitir por ahora, si responden o no al título de esta nota"
 
Firma: Julio E.Castañer González
 
Ciudadano inocente. injuriado y procesado
 

Compartir