Recientes

¿Cuál justicia queremos? Actualidad

¿Cuál justicia queremos?

Juan Pablo Berlinger

 

 

He tenido la suerte, y que gracias a que mi padre fue diplomático chileno, de vivir en diferentes países y conocer las sociedades desde adentro. Además de esta rica experiencia personal, me tocó presenciar hechos históricos en primera persona.

Uno de estos hechos fue cuando mi padre estuvo como Cónsul en Berlín y se hizo el juicio a Erich Honecker. Me impactó al ver como una persona que a todas luces era culpable y que había causado un daño atroz, era liberada por razones humanitarias y enviada al exilio a Chile. La sociedad alemana decidió encarar el pasado y enfrentar el desafío de integrar su país que durante largo tiempo estuvo dividido. Sin duda una decisión difícil, debido a que Erich Honecker jamás mostró arrepentimiento, pero muy propia de sociedades maduras que les interesa más la justicia que la revancha… Sociedades que dejaron atrás el ojo por ojo.
Años más tarde y cuando mi Padre estaba como Cónsul en Tacna, fuimos a visitar a los presos chilenos del MRTA que estaban en la cárcel de Yanamayo. Este penal está ubicado a las afueras de la ciudad de Puno (a orillas del Titicaca) a más de 4.000m de altura. Entrar a ese Penal era desolador, una arquitectura fría e inhóspita, con una placa que recordaba al Presidente que había inaugurado esa obra, el Ingeniero Alberto Fujimori. Ese lugar simbolizaba que ahí se iban a pagar todas las culpas y que no habría misericordia.
Ambos sucesos describen muy bien a los sistemas judiciales y las sociedades que se están construyendo. En Alemania la justicia vela por el bien de la sociedad y de los presos, pensando en el largo plazo. En Perú la justicia era cortoplacista y buscaba generar réditos políticos a corto plazo, sin importar el costo para los presos y la integración con la sociedad.
¿Ahora cual es el modelo chileno que deseamos seguir?
Sobre todo en estos momentos en que existe un consenso de que es necesario un cambio en la Constitución que nos rige estos días, es necesario plantearse el modelo de justicia y condiciones de cumplir sentencia que Chile y los Chilenos merecemos.

 

Compartir