Recientes

¿Cuál política? Despierta Chile

¿Cuál política?

 

 

En su cuenta de tuiter, Heraldo Muñóz ha posteado: "Todos con México en estos tiempos difíciles. Ante el proteccionismo, más integración; ante los muros, puentes"

 

Toda una delirante  y decimonónica apreciación, la cual contrasta notablemente con la declaración de Canadá, país que sepultó la ilusión de Enrique Peña Nieto de presionar a Trump conjuntamente, para conservar intacto el NAFTA. 

 

"Queremos mucho a nuestros amigos mexicanos pero, nuestros intereses van primero" destacó una fuente oficial canadiense. Se trata de un comunicado prudente y muy realista, ambos principios insoslayables en la diplomacia, lo cual el gobierno de Bachelet olvida constantemente. 

 

La mandataria debió suspender su participación en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC) que tuvo lugar en Santo Domingo, Ello fue producto de la presión política y social ante la lentitud que exhibió para reaccionar ante la catástrofe  de los mega incendios. Su ausencia la privó de participar en los "sentidos" homenajes que los chavistas rindieron a Castro y a suscribir las condenas al presidente de EE.UU Donald Trump lo cual, sin duda, nos habría dejado en incómoda posición, en un momento delicado.

 

México, por su parte -cuyo mandatario tampoco asistió a la Cumbre-, desaprovechó una buena oportunidad para mostrar algún liderazgo en la CELAC. Esto no ocurrió y es parte de los déficits azteca, acostumbrado a mirar solo su relación con su vecino del norte. Porque, obviamente allí están sus intereses. Es lo mismo que le ha dicho Canadá en su respuesta por lo que no podría existir resquemor alguno ante tan honesta posición.

 

Chile, en cambio, ha optado por emprender un camino extraño y riesgoso. Ante el retiro de los EE.UU del Tratado Trans-Pacífico (TPP) ha vuelto su mirada a China para que Beijing reemplace a Washington y encabece un nuevo acuerdo. 

 

Huelga decir que Trump hizo un enorme favor a nuestro país al desahuciar el TPP dado que en este instrumento, nuestro país vería disminuir considerablemente  su soberanía, su capacidad y su autonomía a futuro, comprometiéndola en plazos indeterminados. Pero lejos de apreciar tal ventaja, la administración Bachelet ha optado por explorar algún tipo de alianza comercial con China, nación que se caracteriza por aplicar invariablemente, el mismo principio rector enunciado por Canadá (nuestros intereses van primero) y que Chile debiera recordar de una buena vez. ¿Será necesario recordar que el TPP se proyectó como un cerco comercial y estratégico para contener a China? 

 

¿Cómo verá Trump este giro en nuestra política exterior? La Casa Blanca lo que hace es crear las condiciones para negociar o renegociar con ventaja el NAFTA. Así debiera entenderse el asunto de la construcción del Muro en su frontera sur. Chile poco podría aportar a México con su apoyo pero si se expone a ser incluido en la lista corta de naciones poco confiables. 

 

Es necesario agregar (también), que somos un aliado de EE.UU y que por esa  misma condición, los ciudadanos chilenos conservan inalterado su priivilegiado acceso a la Visa Waiver prácticamente sin restricciones. 

 

Sin embargo, el señor Heraldo Muñóz y este gobierno prefieren seguir la misma ruta americanista que nos significó la guerra de 1866 con España por solidarizar con Perú, situación que significó el bombardeo de Valparaíso y el consiguiente perjuicio nacional.

 

En ese fragor "americanista" Chile perdió. Y mucho. Sin recibir nada positivo a cambio. Pero alentó oscuros Tratados como el de 1873 entre Perú y Bolivia por la ingenuidad imperdonable de nuestros dirigentes. El actual Canciller, quien no se distingue por su previsión ni por su audacia -cuando debe-, sino por ser reactivo y actuar, por lo general, a la defensiva; un burócrata internacional que dedicó su vida a perfilarse para el puesto, debiera considerar al menos lo que hace Canadá: que sus intereses van primero.

Compartir