Davalazo, la noticia del 2015 Actualidad

Davalazo, la noticia del 2015

Por Raúl Pizarro R., VOXPRESS.CL

 

 

Pasan los años y el periodismo  –dicen— evoluciona, pero la elaboración de ranking de noticia cada diciembre sigue siendo una costumbre perenne. Ningún medio de comunicación deja pasar la oportunidad de enumerar los acontecimientos más sobresalientes del año que se fue.

 

Remitiéndonos al 2015 que acaba de dar vuelta la hoja, hubo, quizás como nunca, sucesos que impactaron a la población, unos más que otros. Calificarlos por orden de relevancia, es gusto del consumidor de noticias  —muy escaso, por desgracia— atribuirles mayor o menor importancia, pero en ese espacio figuran, incluso, episodios que llamaron la atención de los más despistados e indiferentes.

 

En todos los balances anuales, coincidentemente quedan al margen las reformas del Gobierno, porque más que noticias buenas o malas   —según el paladar político de cada cual— originaron polémicas, rechazo o indiferencia, porque a raíz de sus cuestionables contenidos poco o nada tienden a solucionar en el ámbito socio/económico.

 

En las encuestas realizadas el 2015, la delincuencia ocupó invariablemente el primer lugar, pero como ésta es incontrarrestable, la ciudadanía perdió su capacidad de asombro y los hechos delictuales del diario vivir hasta le parecen familiares.

 

El terremoto y tsunami en la Tercera Región originaron un impacto fugaz, porque –digámoslo— es tan habitual que en Chile la naturaleza provoque catástrofes que casi existe una especie de insensibilidad al respecto.

 

Algo similar ocurrió con el portazo que la CIJ de La Haya le dio a Chile que le solicitó inhabilitarse para conocer y fallar la demanda marítima boliviana y, más tarde, con la apropiación por parte de Perú de un triángulo terrestre soberano de nuestro país. Imposible que dichos sucesos impactaran en la opinión pública, ya que ésta se encuentra habituada a que los vecinos del norte se rían en la cara de nuestros cancilleres por sus deplorables manejos de las relaciones internacionales.

 

A nadie alarmó el escándalo en la Asociación Nacional de Fútbol (ANFP), porque no es primera vez que en esta alicaída actividad se producen graves anomalías financieras, comunes en pagos de primas, contratos y comisiones con “platas negras”, tal como lo hace el hermano mayor FIFA. Son tan frecuentes estas especulaciones que casi no llaman la atención y, esta vez,  se llegó al extremo de que un ex presidente, condenado a perpetuidad para ejercer cargos y que estuvo una temporada en el desaparecido anexo cárcel de Capuchinos, se ofreció para “salvar al fútbol…”. Lo único que pudo sorprender a alguien, es que nadie del Directorio ni del Consejo de Clubes se percató ni supo jamás de las diabluras de Sergio Jadue, hoy retenido en EE.UU..

Compartir