Debate constitucional Relevantes

Debate constitucional

 

Señor director:

 

Al no haber proposiciones constitucionales (proyectos formales) que sirvan como marco de referencia, el proceso constituyente corre el riesgo de convertirse en un compendio o listado de aspiraciones y deseos ciudadanos. Esto, bajo la creencia de que hechos sociales negativos -abusos, privilegios inmerecidos y desigualdad- pueden ser corregidos con la sola dictación de una nueva Constitución, a la que se asigna el poder casi milagroso de poner término inmediato a esos males. Desgraciadamente, para estos esperanzados, ello no es así.

 

Una Constitución contemporánea es un instrumento jurídico principalmente destinado a garantizar la solidez y estabilidad del Estado de Derecho y de la democracia y, asegurar la vigencia de las garantías fundamentales o derechos humanos indispensables para la dignidad y la libertad de nuestros compatriotas. Este, y no otro, es el fin ineludible que debe cumplir toda Carta Fundamental, y que ha cumplido exitosamente la Constitución de 1980.

 

Un examen libre de prejuicios permite comprobar que desde su publicación, Chile ha vivido en paz y evidente estabilidad democrática e institucional: hoy gozamos de derechos básicos (garantías constitucionales), y cuando no son respetados se puede exigir judicialmente su respeto a través del recurso de protección, que ha cumplido su cometido. Esto ha implicado crecimiento, desarrollo social y económico, empujado por ese motor insustituible que es la libertad económica, a través de un conjunto de valores y principios superiores contenidos en el Capítulo I sobre Bases de la Institucionalidad.

 

Es forzoso legitimar el anárquico proceso constituyente; se requiere devolverle la seriedad y racionalidad de las que carece, y ello exige definir, previo examen honesto y riguroso de nuestra actual Constitución, cuán necesario es modificarla, y para qué sería forzoso introducir tales cambios.

 

Gustavo Cuevas Farren

Profesor de Derecho Constitucional Universidad Santo Tomás

Cartas al director del diario La Tercera, página 8 miércoles 15 de junio de 2016.  

Compartir