DEL TEMOR A LA COMPLICIDAD Actualidad

DEL TEMOR A LA COMPLICIDAD

Una cifra aterradora: 26 camiones de empresas forestales quemados en un solo mes en La Araucanía. De ellos, 19 fueron autoría de la muy conocida Coordinadora Arauco Malleco (CAM).

Hace poco, públicamente, el ministro de Hacienda reflexionaba acerca de que “algo interno hay” que entorpece el despegue económico.

Recientemente, se conocieron nuevos pronósticos de crecimiento y éstos son muy pesimistas. Nadie parece interesado en invertir en el país y las pocas iniciativas son derribadas por el propio Gobierno, como ocurrió con el proyecto minero Dominga.

La incertidumbre por la próxima elección presidencial podría argumentarse como causa de esta inmovilidad. Pero lo realmente determinante en la reticencia del empresariado a reactivar o poner en marcha proyectos productivos es la carencia de garantía para trabajar, como ocurre específicamente en La Araucanía.

La explotación forestal y exportaciones madereras hace tiempo que son fuente importante de ingresos fiscales y de puestos de trabajo. Pero una de las zonas más fértiles para este mercado es, por años,  escenario de un terrorismo comunista destinado a expulsar a las empresas forestales desde allí.

En las últimas semanas, el conflicto adquirió dimensiones increíbles al comprometerse oficialmente como responsable de los atentados la Coordinadora Arauco Malleco, un movimiento de antigua data, con domicilio conocido y dirigentes responsables, todos elementos facilitadores para una inmediata e ineludible acción judicial. Pero no hubo la menor reacción por parte del Ejecutivo.

Un prófugo, comunero extremista, divulgó un desafiante video, anunciando que no volverá a la cárcel para “seguir luchando” y un nuevo referente subversivo anunció su entrada en acción.

El Estado se debilita cada día más frente al  terrorismo en La Araucanía y hasta podría decirse que se subyuga cuando el intendente regional ofrece a los extremistas un diálogo sin exclusiones. No parece creíble que una autoridad institucional se auto condicione y privilegie a quienes delinquen, saquean y asesinan. Para mayor gravedad, dicho funcionario fue confirmado en su cargo.

Este Gobierno, por ser aliado del PC en su magra gestión, ha rehusado enfrentar el conflicto partiendo por la pacificación rural de La Araucanía. Inexplicable e inexcusable,  la suya ha sido una decisión política. En cambio, no enfrentar a la CAM por atribuirse una masiva quema de vehículos, es simplemente complicidad con la subversión y el terrorismo.

Gracias a varios hallazgos, Carabineros tiene en buen recaudo pruebas del armamento de guerra que utilizan los extremistas, razón por la cual La Araucanía tiene que ser intervenida como condición previa para iniciar un diálogo que conduzca a un avenimiento sobre demandas ancestrales.

Compartir