Desconcertante gira a Cuba Actualidad

Desconcertante gira a Cuba

Blogs El Mercurio

Desconcierta que la Presidenta Bachelet culmine sus giras internacionales con una visita a un país que no comparte la política de defender el ejercicio de la democracia y el respeto de los derechos humanos definida por la Mandataria.

El anuncio de la visita de la Presidenta Bachelet a Cuba ha provocado desconcierto. Sólo se ha informado que surge de una invitación del Presidente Raúl Castro. Se desconocen la agenda y el propósito del encuentro presidencial. La Cancillería no ha proporcionado antecedentes de los preparativos, la comitiva y tampoco sobre la existencia de asuntos de Estado pendientes que justifiquen la estadía en La Habana. De esta visita han surgido más críticas que respecto de la anterior a Cuba, que incluyó una reunión con Fidel Castro, calificado por la Presidenta como "líder de la dignidad y la justicia social". 

Se trata de una reunión entre dos mandatarios salientes, que difícilmente podrían concretar compromisos de Estado en las finales de sus cargos. Los principales lazos con Cuba, el Partido Comunista chileno y los sectores afines al castrismo, próximamente perderán su influencia en el gobierno nacional. Más aún, el programa del Presidente Piñera no contempla el fortalecimiento de las relaciones con el régimen cubano. Política y económicamente, no se percibe la utilidad de este viaje. El intercambio comercial, por la magra situación de la isla y atrasos en sus pagos, es poco significativo. A pesar de las excepcionales líneas de crédito otorgadas por el Banco del Estado de Chile y la Corfo, las ventas de productos chilenos a ese destino declinan y no alcanzan ni siquiera al 0,03% del total de las exportaciones nacionales. Políticamente, Cuba ha perdido gravitación internacional, especialmente en la región, donde se ha experimentado un marcado giro hacia los gobiernos de centroderecha, críticos de la ausencia de democracia en ese país. Algún poder, por su participación en el grupo de los no alineados, tiene Cuba en las postulaciones, nombramientos y gestiones de la burocracia internacional. Importante es la contradicción con la política del Estado de Chile, compartida por la Presidenta, de defender el ejercicio de la democracia y el respeto de los derechos humanos para culminar sus giras internacionales con una a un país que no comparte esos valores. Finalmente, no puede omitirse el apoyo del régimen castrista a Evo Morales y a la demanda de Bolivia, sobre la soberanía territorial de Chile. 

Hay fundamentos para solicitar explicaciones sobre los propósitos del encuentro presidencial con Raúl Castro en Cuba. La ciudadanía aprecia el mérito de las giras presidenciales como un instrumento valioso para las relaciones internacionales en beneficio del interés nacional. Para evitar controversias, sería conveniente dejar en claro las razones por las que en esta visita prevalece el interés nacional, ajeno a aspectos ideológicos y de carácter personal. 

Compartir