Recientes

Diálogo de Sebastián con su Mamá Eric Villena

Diálogo de Sebastián con su Mamá

Por Eric Villena D.

www.despiertachile.cl

Sebastián: mamá ¿No ha pensado hacer lo que hice yo y dar un paso al costado?

Michel: ¿Por qué tendría que hacerlo?

Sebastián: Bueno, porque mi condoro, aunque muy rentable, fue mínimo en relación a los tuyos. Tenemos un buen colchón económico para que tú, yo, Natalia y toda la familia vivamos tranquilos, sin sobresaltos…

Michel: Eres muy tarado. Todavía no percibes el daño que me hiciste y mas encima me quieres coludir en lo tuyo; por lo que me ha costado tratar de sacudirme tu negociado, hacer creer que no estaba enterada y que corrías con colores propios.

Sebastián: ¡¡¡Hay mamá!!! En comparación contigo soy aprendiz de brujo. Tú tienes la “zorra” en el país. La economía es un desastre, la inversión en retirada, la delincuencia desbordada, en la Araucanía los policías sobrepasados, el empleo de baja en picada, cada dìa mas anarquía, disputas gubernamentales que son una vergüenza, crisis de confianza, improvisación en todo, reformas que aumentan sospechas y temores. No tienes gente decente para cubrir cargos importantes que están acéfalos, las leyes se cumplen a medias, tienes hacinados en una cárcel a veteranos octogenarios y enfermos y tu falta de liderazgo ya es una realidad indesmentible.  En un año bajaste del 68% a poco más de un 20%.

Michel: Bien poco alentador y poco solidario tu comentario.

Sebastiàn: ¡pero mamá!, si esto no tiene salida. Los proyectos de tu campaña presidencial; tu libertad de enseñanza gratuita se fue al chancho; la Asamblea Constituyente la vas a tener que hacer en el living; no hay emprendimiento, no hay seguridad pública… Así no se puede. Las cifras son irrebatibles: cayó la producción minera 0,4%, la producción manufacturera un 3,3% , el índice de producción industral 1,2%, el desempleo marzo a mayo subió al 6,6%. El IPSA, en este primer semestre, descendió en 1,2%, el mundo crece sobre el 3% y nosotros 1.5%.

¿Quieres màs argumentos?

Michel: No es necesario mi gordito. Se que tu mejor característica son los negocios con tu mujer y no la intelectualidad. Es mi herencia, porque yo no soy mucho mejor que tu y, la verdad, me debería haber quedado en la ONU. No tengo a quien recurrir, frente económico pésimo y todo se dificulta sin billetera; tengo problemas internacionales independientes de envergadura. Hasta Codelco lo tengo endeudado. Crisis moral, corrupción generalizada, la naturaleza me ha dado la espalda: tsunamis, terremotos, aluviones, volcanes, hasta en el desierto se me desbordan los ríos. Llevo un record de contaminación en Santiago, el horario único me tiene en la oscuridad. Lo último que me está pasando es que me están tocando las cacerolas…, me dan ganas de llorar y ni siquiera tengo el hombro de Peñailillo.

¿Qué hago hijo, qué hago?

En ese momento Sebastiancito despertó abruptamente y quedó sentado en su cama cubierto de sudor y muy alterado. Natalia ya se había levantado y seguramente se encontraba declarando en Tribunales, cobrando un cheque o en una nueva entrevista con Adónico.

Un grito espontáneo le salió de lo más profundo de su garganta y de su amplio perímetro torácico: ¡mamá mamá… mamita!  ¿Y ahora quien podrá defendernos? Si hasta el Chapulin Colorado anda encapuchado en los saqueos y desmanes en las movilizaciones!

Tomó el celular y llamó prestamente a La Moneda. Al finalizar la comunicación le quedaron grabadas las últimas palabras de su mamá. Sebastiancito, Sebastiancito… déjate de leseras.

Compartir