Digitados Por Piñera Hermógenes Pérez de Arce

Digitados Por Piñera

Blogs de Hermógenes

 

 
          Los partidos opositores sostienen discusiones inconducentes, pues el que realmente los dirige, como en las obras teatrales griegas de la antigüedad, es un poder superior, un “deus ex machina” externo a ellos y que mueve todos los hilos.
 
          Cuando Joaquín Lavín dijo no hace mucho que el candidato presidencial de la UDI iba a ser Piñera “y lo demás es música”, lo dijo a sabiendas, porque el “deus ex machina” también estaba moviendo los hilos de él, como ha quedado finalmente demostrado en la comuna de Santiago, donde el único que tiene plata para hacer encuestas es Piñera, y éste comprobó, a través de ellas, que el candidato más competitivo frente a Carolina Tohá era Joaquín Lavín. Entonces prontamente aconsejó a su mano derecha, Cecilia Pérez, interesada en competir por la alcaldía, que desistiera de su postulación y cediera el paso a Lavín. Éste parte con una gran ventaja, que ostentan personas (contadas con los dedos de una mano), a la cual debe su buena figuración y es esencial para cualquier aspiración electoral: 99% de conocimiento entre la gente. Entonces, la elección en Santiago será entre Tohá y Lavín porque así lo digitó Piñera.
 
          Yo siempre he catalogado a la aspiración presidencial de éste, por razones de principios, como “un mal mayor” para el país y hago votos por que haya otro candidato que represente en 2017 mis principios. Pero eso no obsta a que piense objetivamente y me dé cuenta de que Piñera tiene cuatro ventajas muy difíciles de superar:
 
La primera, el referido 99% de conocimiento, y a nivel país, que es un requisito escaso y esencial para triunfar en una elección. Por ejemplo, Manuel José Ossandón, que podría ser una alternativa frente a Piñera, tiene sólo un 57% de conocimiento. Donde es más conocido, por ejemplo, en Santiago, aventaja sobradamente a Piñera en las encuestas, pero en el resto del país no. Otros posibles candidatos que me representan tienen todavía menor nivel de conocimiento y por tanto menor apoyo en las encuestas, porque en éstas nadie expresa preferencia por alguien que ni siquiera conoce.
 
La segunda ventaja de Piñera es que cuenta con la mejor generalísima para su campaña. Se llama Michelle Bachelet y se las ha arreglado para completar la “obra gruesa” de un programa que se ha ganado el desafecto de la mayoría, que rechaza sus “proyectos insignia”, según todas las encuestas, y les achaca el frenazo de la economía y el pesimismo sobre el futuro. De ahí surge la reflexión espontánea de la mayoría: con “Piñera estábamos mejor”. A la gente no le gusta lo que sucede y la primera alternativa que se le ocurre es la que más conoce, la del gobierno del ex Presidente, cuando el país estaba mejor.
 
La tercera ventaja de Piñera es que la mayor parte de la gente le atribuye a su gobierno méritos que no tuvo. La gente sólo sabe que todo estaba mejor que hoy. La gente ignora la verdad económica y cree que gracias a la gestión de Piñera se creció al 5% y disminuyó el desempleo. Pero eso no es así. El envión que recibió Piñera provino de un aumento sin precedentes del gasto público en el último año de Bachelet, de 16,5%; y de que el cobre subió a 4 dólares por libra en 2011. Andrés Velasco se gastó, como Ministro de Hacienda, nueve mil millones de dólares de las reservas acumuladas para enfrentar emergencias como la crisis de 2008-9. Todo eso provocó que en 2010, sin ningún mérito propio, Piñera viera aumentar en medio millón los puestos de trabajo, mérito ajeno que, muy de acuerdo con su carácter, se atribuyó y atribuye personalmente. Y la gran mayoría de la gente piensa que fue de él y está dispuesta a votar por él por esa razón.
 
Y la cuarta ventaja de Piñera es que cuenta con un presupuesto electoral muy superior al de cualquier otro aspirante presidencial, y está dispuesto a gastar en lo que más valora en esta vida, su propia ambición. Y en eso está. Tiene organizaciones a su servicio, como “Avanza Piñera”, que los diarios llaman “Avanza Chile”, donde trabajan calificados profesionales a su servicio y al de realzar su obra. Y “pone fichas” en todas partes. El otro día él mismo presentó un libro en la Fundación Jaime Guzmán. ¿Alguien cree que lo invitaron por ser fanáticos de Piñera? Ellos saben, como lo sé yo, lo que pensaba Jaime Guzmán de él. Personajes de la farándula que habitualmente destrozan a figuras políticas son piadosos con él y no falta quien le hace abierta propaganda favorable. Él se ha preocupado de eso y, como tiene con qué…
 
A propósito de lo mismo, en otra columna me he referido a la táctica de Piñera de anular a sus adversarios por la vía de la co-optación. Él no los confronta cuando lo atacan, sino que los “co-opta”, y entonces dejan de atacarlo. En anterior blog recordé cuando, en 1989, en plena campaña senatorial, “Fortín Mapocho” tituló a todo lo ancho de su primera plana con el escándalo de Piñera como gerente del Banco de Talca. Pues bien, en los días siguientes no se tocó más el tema y la única información sobre Piñera se redujo a dar cuenta gráfica del asado de camaradería que éste había ofrecido a la plana mayor y periodistas de “Fortín Mapocho”. Fin del tema Banco de Talca.
 
Que yo recuerde, las columnas más fuertes de crítica a Piñera aparecidas en la prensa, con la posible excepción de una de Teresa Marinovic en Biobio TV (“El Prontuario de Piñera”) y de las mías, fueron una de hace años de Fernando Villegas en “La Tercera”, titulada “El Chico Listo”, en que lo hacía pedazos; y otra, tal vez más fuerte que ésa, de Carlos Peña en “El Mercurio”, el año pasado, admirándose de que ninguna de las irregularidades en que incurre el personaje le hiciera perder popularidad. Decía cosas realmente lapidarias sobre él, que he comentado en este blog.
 
Ambos acerbos críticos han pasado ahora a abstenerse de toda mención negativa de Piñera. Villegas, explicablemente, porque comparte con Cecilia Pérez, brazo derecho del ex Presidente, un programa de opinión en Agricultura. El rector Peña, porque lo he visto, después de su crítica lapidaria, compartiendo escenario con Piñera en la universidad que encabeza y he leído en posterior columna suya alusiones favorables a su vituperado de otrora.
 
El tema de las boletas y facturas falsas que han destruido el presente y futuro electoral de otros no ha afectado el de Piñera, siendo que obtuvo más financiamiento por ese medio que casi todos los demás y se benefició personalmente. Su ostensible paternidad en la elección de Sergio Jadue para la presidencia del fútbol ni siquiera ha sido mencionada al descubrirse los reales alcances de la gestión de éste. Ni nadie siquiera ha osado mencionar, ahora que se conocen los escándalos del kirchnerismo en Argentina, la participación de Piñera como controlador de LAN en la consecución de permiso para operar allá mediante pago al ex Ministro Ricardo Jaime, hoy preso. Sólo voces muy aisladas examinan su prontuario, de modo que goza de una saludable impunidad.

         En esas circunstancias, el futuro se le presenta favorable. Tiene los medios para digitar a la oposición completa, y ésta, como un solo cuerpo, lo proclama guía y conductor. “Lo demás es música”. Y su “generalísima” hace lo necesario como para que la mayoría ciudadana no dude en señalarlo a él como más seguro sucesor, llamado a salvar a la Patria del desastre que ella ha provocado.. 

Compartir