Recientes

Dos manubrios para las huelgas Despierta Chile

Dos manubrios para las huelgas

Por PIRI, VOXPRESS.CL

 

Tener dos discursos sobre un mismo tema es lo más próximo a la hipocresía.

 

En medio del huracán originado por la polémica Reforma Laboral, las autoridades del Ejecutivo, con el soplo del PC y el PS, son renuentes al reemplazo de trabajadores en episodios de huelga.

 

De más está explicar que una empresa productiva sin actividad por un mediano tiempo simplemente va a la quiebra, desaparece. Ése es el “corazón” de la reforma elaborada por los autores del programa de Gobierno cuya meta era la aniquilación de la economía.

 

Como el abrupto frenazo del país detuvo el carrusel de reformas estructurales,  puede decirse que el único sobreviviente de sus proyectos que le queda a Bachelet es, precisamente, la Reforma Laboral.

 

La comunista Bárbara Figueroa, presidenta de la CUT, es una de las más decepcionadas porque siendo ella una de las autoras intelectuales de este bombardeo contra la empresa privada, es ahora testigo del progresivo ablandamiento de sus nocivos contenidos.

 

En rigor, en principio no era una reforma al mundo laboral, sino una entrega de poder ilimitado a los sindicatos, pues, en el colmo del abuso, obligaba a los trabajadores independientes a sindicalizarse para negociar sus salarios. La suavización del contenido no ha podido, hasta esta hora, conciliar un acuerdo sobre el reemplazo de empleados en huelga y el Gobierno se muestra reacio a ello.

 

Sin embargo, en una evidencia de contradicción y doble discurso, el Gobierno no vaciló en ejercer su poder para que operase el reemplazo en las huelgas del Registro Civil y de Gendarmería. Según denuncia del presidente de la ANEF, la autoridad recurrió a personal foráneo e incluso en sitios no habituales para seguir ofreciendo, aunque a duras penas, atención mínima para que la ciudadanía accediese a algún documento urgente.

 

Así, quien se allana a poner la soga al cuello a la empresa privada actúa exactamente al revés en la administración pública, rompiendo o evitando la huelga.

 

En cuanto a Gendarmería, el servicio público con peor calidad de vida por el medio en el cual se desempeña, los huelguistas sólo exigían que la propia Presidenta de la República cumpliera una promesa de facilidad de ascensos hecha por ella  el 23 de enero del 2015. Una mayoría de funcionarios de todo el país se declaró en paro y de inmediato la autoridad  envió para reemplazarlos a dotaciones de carabineros, como si éstos sobrasen para controlar el desmadre de la delincuencia.

 

En un hecho inédito, la ex ministra del Trabajo  y hoy a cargo de Justicia amenazó a los gendarmes huelguistas con aplicarles la Ley de Seguridad Interior del Estado, lo que ni siquiera se anima a hacer en contra de los subversivos de La Araucanía.

 

Muchos aún no se explican porqué la administración pública no es también parte de la Reforma Laboral, pues se trata de trabajadores similares en cuanto a cumplimientos y metas. El motivo para mantenerla aparte es su existencia natural como caja pagadora de favores políticos: el MINSAL tiene ¡126! “asesores” a un costo de 3 mil millones al año.

 

La otra causa para seguir considerando de “otro perfil” a los trabajadores del sector público es su instrumentalización y manipuleo, precisamente en casos de protestas laborales como éstas. La forma arbitraria en que ha procedido la autoridad en los casos del Registro Civil y Gendarmería la inhabilita para pronunciarse como Gobierno en la discusión de la Reforma Laboral, al menos en lo referente a huelgas.

Compartir