El Desastre Permanente Despierta Chile

El Desastre Permanente

El gobierno designó al ministro Alberto Undurraga delegado para la zona de catástrofe en el Norte Grande ¿Y por qué no nombraron a Javiera Blanco para este cargo?

 

No aprendemos. El Gobierno no reacciona tal cual corresponde, improvisando apenas una tímida respuesta. Y los damnificados de hoy en Tocopilla esperarán una solución, junto a los que siguen aguardando que les sean entregadas las casas que Michelle Bachelet comprometió tras el terremoto de 2007. 

 

El llamado Sistema Frontal que mostró las características de un huracán en el borde costero de la Zona Central del país, se trasladó al Norte, dejando enormes daños.

 

Hubo alerta y se ordenó la evacuación, pero ... ¿después qué?

 

Los ministros de OO.PP, Vivienda y Salud viajaron al lugar. El catastro -provisorio-, identificaba 1022 damnificados a nivel nacional y siete muertos. De ellos, tres en Tocopilla.

 

LAN suspendió sus vuelos a Iquique y Antofagasta, Codelco decretó idéntica medida para las faenas en Chuquicamata. Una vez pasado el temporal, que provocó el aluvión en Tocopilla e inundó Antofagasta, se espera un frente frío. T

 

Estas situaciones, las vivimos una y otra vez y con el mismo saldo: fuese en la erupción del volcán Chaitén o el Calbuco, el más reciente incendio en Valparaíso o la "tempestad de fuego" premonición de "alguien" en Facebook, que conocía el futuro; el desastre de Chañaral, Copiapó, Diego de Almagro; el terremoto de Iquique. Es lo mismo.

 

ONEMI (con edificio nuevo) no es eficiente porque su rango es el de una oficina del Ministerio del Interior y tiene limitadas facultades. De manera tal que, La Moneda, recurre al viejo expediente de nombrar "delegados" una especie de "director de cónclaves en terreno" o cabecera de "mesa de trabajo" ¿para qué sirven estos anuncios que no ocultan la inoperancia y la brutal desidia?

 

Regresamos al mismo punto: no contamos con una Agencia Nacional de Emergencias de despliegue inmediato. Con medios, atribuciones y financiamiento adecuados a la naturaleza del país y de las exigencias geográficas. 

 

La FEMA de EEUU en su página web indica claramente qué hacer en cada evento. Y asiste, entrenando, capacitando y orientando a la población dónde recurrir para obtenerlas. Su misión es de apoyo, según indica, a todos los ciudadanos y a las agencias de primera respuesta que garantizan protección, recuperación y mitigación en un proceso completo.

 

En esta oportunidad, no faltarán los pocos expertos locales en prevención y gestión de desastres naturales, que reclamarán (nuevamente) que el Estado de Chile debe contar con una entidad de similar categoría al efecto.

 

Aquí no basta la buena voluntad de un ministro que visitará la zona y pocas horas después retornará a su oficina en Santiago, para cumplir su tarea habitual. Y los damnificados quedarán con algunos "anuncios" como los quinientos millones de dólares que Palacio dijo destinaría a la tragedia de Atacama. El senador Baldo Prokuriza preguntó unos días atrás qué pasaba con esos recursos, dónde están y en qué se invirtieron. Hasta el momento. se desconoce la respuesta.

Compartir