EL DISGUSTO ELECTORAL DEL FRENTE AMPLIO Actualidad

EL DISGUSTO ELECTORAL DEL FRENTE AMPLIO

Blogs Fernando Thauby

Hace algunos días en esta misma página publiqué una breve columna invitando a los chilenos a “darse un gusto electoral” votando por un candidato que “dice lo que piensa y hace lo que dice”, lo que constituía “una rareza entre los políticos nacionales”.
El mensaje iba dirigido a “esos que llegan al local de votación haciendo arcadas y salen con la sensación de haberse vendido, arrendado, prostituido o de haber hecho algo vergonzante”. Contra todo cálculo, el 9% lo hizo y estoy seguro que su auto estima debe haber mejorado.

La razón es simple y la señalaba en la columna anterior: En nuestro pobre país “hay miles de chilenos cansados de votar una y otra vez por “el menos malo”, de votar para “que fulano no salga”, o de votar a contrapelo. De votar por un tipo (o tipa) que tiene una larga historia de contradicciones, inconsecuencias y mentiras del cual todos saben quién y cómo es, conocen sus evidentes limitaciones personales, siquiátricas e intelectuales; con un currículo que mas parece un prontuario”.
Esta vez, y tras la primera vuelta electoral, me dirijo a los feligreses del Frente Amplio.
Han expresado en forma clara e inequívoca su desprecio hacia la Nueva Mayoría, calificándola como una oligarquía política corrupta y decadentes que ha perdido la legitimidad para liderar los destinos del progresismo. Han manifestado su voluntad de desplazarla definitiva e inapelablemente de sus posiciones de poder y de tomar la bandera de los cambios verdaderos y profundos que estiman que Chile requiere y después de obtener un éxito electoral, han terminado puestos en la fila de Guillier, tratando de votar sin votar o de votar sin que se note mucho para, dicen, constituirse en su oposición.

Por favor, revisen lo absurdo de su posición, si hubieran tenido un éxito menor, digamos de un 10% de la votación, hoy estarían marchando en libertad y con prestancia hacia su destino político de remplazo de la elite decadente, pero no, su propio éxito, obtenido gracias a que el mensaje de transparencia y honestidad fue creído y valorado por miles de chilenos, se encuentran ante la tentación de arriar sus banderas y tras sucesivas vueltas de carnero, cediendo ante los adversarios a los que buscan desbancar de sus prebendas y prácticas corruptas y decadentes.

¿Qué les está pasando?. Simple, cayeron en lo que critican. Sacaron la calculadora y vieron que podrían arrimarse al poder.
En breve, se arrendaron por un plato de lentejas.

Tendrán un disgusto electoral y abandonarán el local de votación cabizbajos, avergonzados de si mismos y conscientes de cuán bajo es su precio a la hora de la verdad.
Muy diferente al 9% que votó por Kast y ahora se alinean decididamente y honestamente detrás de Piñera, sin pedir nada. Ellos resultaron mas consecuentes que ustedes.

Compartir