Recientes

El Ministerio Público nos quedó ancho Patricio Amigo

El Ministerio Público nos quedó ancho

Por Patricio Amigo

La Justicia Penal se administra, desde hace unos 15 años, por el Código Procesal Penal que reemplazo al Código de Procedimiento Penal. Y no es simple cuestión semántica: el nuevo sistema creó el Ministerio Público y sus promotores hacen especial hincapié en

 

que se reemplazó el sistema penal inquisitivo por uno de corte acusatorio, respetuoso de las garantías del debido proceso y fundamentalmente: se habría logrado la profundización democrática del Estado Chileno, lo que representaría uno de los principales avances en materia de protección institucional de los Derechos Humanos.

 

Pamplinas del inconfesable propósito de encubrir los fracasos en los temas de la delincuencia desatada, la violencia urbana y los asesinatos, incendios y usurpaciones de tierra

, en la Araucanía.

 

El nuevo sistema despoja a los Jueces del poder que tenían sobre la policía y sus pesquisas y empodera a los Fiscales con la exclusividad del liderazgo de las investigaciones. (Los despojos sacan roncha)

El nuevo sistema genera un estricto manejo de los Fiscales sobre las investigaciones, soslayando la formación técnica de los policías y el conocimiento y experiencia de los mandos sobre el complejo submundo delictual. Conflicto importante

, porque los Jueces exigen evidencias que los Fiscales no pueden conseguir ya que, en definitiva, los recursos inquisitorios los tiene la policía.

 

Resultado: la conocida “puerta giratoria” que no es más que una suerte de respuesta de los despojados Jueces a los  empoderados Fiscales

, evidente consecuencia de la conocida  “protección institucional de los derechos humanos”, que desde hace tiempo son, en realidad, derechos de los victimarios..

 

Todo, entonces, es un notable texto literario en el que se pondera la cultura cívica que no tenemos, el amor a la verdad que no sentimos, la presunción de inocencia del inculpado que nunca hemos respetado y, en fin, todo lo que identifica a un pueblo desarrollado que no es el nuestro.

El Ministerio Público no queda: a la letra, excesivamente ancho y quienes están a cargo del nuevo sistema “no dan el ancho”.

Compartir