Recientes

El Nacimiento de Bernardo O'Higgins Despierta Chile

El Nacimiento de Bernardo O'Higgins

Por Raúl Hermosilla Hanne, Historiador

Constituye una creencia casi generalizada, que Bernardo O'Higgins fue toda su vida un "guacho" y que sólo su testamento, al dejar una cuantiosa herencia a Bernardo Riquelme, podría sugerir un reconocimiento
 

por parte de su padre, el Virrey del Perú, don Ambrosio O'Higgins. Se piensa que ante la falta de reconocimiento paterno, habría sido inscrito como Bernardo Riquelme, que era el apellido de su madre. Pero eso no es así, y jamás existió bautizo ni inscripción alguna como tal.

En efecto, como en esos años no existía registro civil, la filiación de la gente se llevaba en las iglesias y se hacía a través del bautismo.  La inscripción del Padre de la Patria se hizo el 20 de enero de 1783 en la Parroquia de San Agustín de Talca, a fojas 24 del Libro V de Bautismos, cuyo texto, respetando rigurosamente el original, es el siguiente:


"Don Pedro Pablo de la Carrera, Cura y Vicario de la Villa y Doctrina de San Agustín de Talca, Certifico y doy fee la necesaria en derecho, que el día veinte del mes de Enero de mil setecientos ochenta y tres años, en la Iglesia Parrochial de esta Villa de Talca, puse óleo y chrisma, y baptisé sub conditione, a un niño llamado Bernardo Higinz, que nació en el Obispado de la Concepción, el día veinte del mes de Agosto de mil setecientos setenta y ocho años, hijo natural del Ma. de Campo General de este Reino de Chile y Coronel de los reales exercitos de S.Mª, don Ambrosio Higinz, soltero, y de una señora Principal de aquel Obispado, también soltera, que por su crédito no ba expresado aquí su nombre. El qual niño Bernardo Higinz está a cargo de don Juan de Alvano Pereira, vesino de esta Villa de Talca, quien me expresa habérselo remitido su padre, el referido don Ambrosio Higinz, para que cuide de su crianza, educación y doctrina correspondiente, como consta de sus cartas, que para este fin le tiene escritas, y existen en su poder, bajo de su firma, encargándole assimesmo que ordene estos asuntos de modo que en cualquier tiempo pueda constar sea su hijo. Y lo baptisé sub conditione por no haberse podido averiguar si estaría baptisado cuando lo traxeron; o si sabría baptisar el que lo baptisaría, ni quienes serían sus Padrinos de agua para poder tomar razón de ellos, si estaría bien baptisado. Padrinos de óleo y chrisma, y de este baptismo condicionado fueron el mesmo don Juan de Alvano Pereira, que lo tiene a su cargo, y su esposa doña Bartolina de la Cruz y para que conste di ésta en estos términos, de pedimento verbal de el referido don Juan de Alvano Pereira, en esta villa de Talca, a veinte y tres de Enero de mil setecientos ochenta y tres, y lo anoté en este libro para que sirva de partida de que doy fee."

Hay firma y rúbrica: "Don Pedro Pablo de la Carrera"

Después de la firma se anota lo siguiente:

"Bernardo Higinz, español"
 
Los errores ortográficos muy propios por lo demás de la época, son naturalmente de responsabilidad del párroco y no resultan suficientes para sembrar alguna duda acerca de la identidad de las personas.
 
Con todo, don Ambrosio O'Higgins solicitó a la Iglesia mantener en prudente secreto el acto bautismal y de reconocimiento de su hijo, al parecer para tomarse el tiempo necesario para obtener del Rey autorización para contraer matrimonio con una criolla, cosa que se prohibía expresamente a los representantes de S.M., bajo pena de pérdida del cargo y de la confianza, en el caso de hacerlo sin dicha autorización especial. Posteriormente don Ambrosio fue ascendido a Gobernador de Chile y luego promovido a Virrey del Perú, con lo que hubo de olvidarse de sus intenciones matrimoniales con la única dama  -y tanto menor que él-  de la que el distinguido militar se había enamorado, y ya a edad madura. Falleció soltero.

Cuando el niño alcanzó la edad escolar fue ingresado, de hecho, bajo el nombre de Bernardo Riquelme, con el que creció y fue conocido. Sólo después del fallecimiento de su padre en Lima, solicitó judicialmente el reconocimiento de su filiación y el derecho a usar el apellido O'Higgins. Sin perjuicio de las demás probanzas rendidas en ese procedimiento, el principal fundamento de la resolución respectiva fue la partida bautismal transcrita.

Compartir