Recientes

El Poder de la Imagen Despierta Chile

El Poder de la Imagen
Completo triunfo de los camioneros; y una derrota absolutamente innecesaria, auto infligida por el Gobierno al tratar de impedir el ingreso de los transportistas a Santiago.
 
¿En Palacio rondaban imágenes como la del Paro de Camioneros de octubre de 1972 o el rechazo de Allende al petitorio de los mineros de El Teniente que terminó con un violento enfrentamiento en el puente del río Maipo, en el acceso sur de la capital ese mismo año?
 
Todo fue una puesta en escena de Interior. Hostigó a la pequeña columna desde que salió de Temuco, impidiéndole ingresar a las ciudades de Chillán y Talca; obstaculizando su descanso e incluso impidiéndoles repostar combustible en la bencineras o que los manifestantes pudieran utilizar siquiera los servicios sanitarios de esos puntos.
 
Y luego, una circular de dudosa legalidad, del Seremi de Transportes, donde se decretó, en un "abuso de poder (Hernán Larraín), que cualquier vehículo de más de dos ejes, no podría traspasar el peaje de Angostura. en dirección a Santiago.
 
Sin embargo, la demostración de fuerza y la unidad gremial de los transportistas hizo retroceder a Interior. Su tardanza en dirigirse a los medios de comunicación que aguardaban su reacción y la oficialización del acuerdo con La Moneda, fue elocuente. 
 
"Queremos trabajar en paz"; "No más camiones quemados"; "No más Carabineros muertos" y  lienzos llamando a restablecer el Estado de Derecho en La Araucanía, lucía la columna y hablaban de que los camioneros son una de las víctimas del terrorismo. Ese era el punto: víctimas haciendo ver sus desgracias. 
 
Así durante la mañana, Jorge Luchsinger llegó a la sede del Ejecutivo para entregar una carta. Allí fue agredido por supuestos mapuches. Estos, con su actitud matonezca, exhibieron el peor rostro de la polarización provocada, por lo que el mismo Jorge Burgos definió en forma dramática y a temprana hora de este jueves, como "el fracaso del Estado" (del gobierno en realidad) en este conflicto de la Novena Región.
 
Huenchumilla al alejarse de la Intendencia señaló que La Moneda "sigue cometiendo errores .. el ministro Burgos no tiene ni la más remota idea de lo que es el mundo mapuche ...el gobierno comete errores políticos increíbles ... no quiere dialogar con los camioneros, con la gente de Conadi" dijo... y está más que claro.
 
El nuevo intendente Andrés Jouanette, un ex académico de la zona y ex gobernador de Cautín, inició su labor declarando que en La Araucanía "no hay terrorismo"; con razón, desde sectores cercanos al oficialismo se señala que, la flamante autoridad carece de peso político y de redes. Que es una figura de tercer orden, incapaz de solucionar los problemas. Al punto que el diputado Gonzalo Arenas (UDI) cree que con la salida de Huenchumilla se "provocará más violencia".
 
Falta diálogo y menos desaciertos. Efectivamente: hubo toma de carreteras y las máquinas de carga bloquearon el acceso a varios terminales portuarios. Pero esto fue una respuesta a la inflexibilidad de aquellos personeros llamados a facilitar las cosas, y no a entorpecerlas como ocurrió con la desdichada Circular del Seremi o las burlas al movimiento.
 
Pero ¿por qué el general de Carabineros Bruno Villalobos (asume como Director en septiembre), participó en la negociación con los dirigentes de la Confederación que destrabó este conflicto absurdo? ¿Por qué el silencio de Burgos y el de la propia Bachelet?
 
¿Y la circular que el acuerdo dejó en el olvido? Lo dijo Claudio Orrego "no corre"
 
Los camiones pasaron frente a La Moneda, mientras la fuerza pública dispersaba a los mismos grupos anarco-mapuches que en la mañana agredieron a Jorge Luchsinger. y a esa hora lo hacían con personas que aplaudían a los camioneros. Jorge Burgos recibiría, finalmente a los dirigentes de la Confederación del Transporte de Carga CNTC, en La Moneda.
 
Todas estas escenas fueron evitables y el Ejecutivo agrandó un problema que en principio no debió producirse, excepto por la impericia e incompetencia de ciertas autoridades que, una vez más, fueron sobrepasadas por los hechos los que no pueden anticipar ni prever en su calibre. 
 
Bien los camioneros. Mal el gobierno. Nada se aprende y el antagonismo social crece. 

Compartir