Esto iba a ocurrir Despierta Chile

Esto iba a ocurrir

Esto iba a ocurrir

 

Aludiendo al reportaje publicado por el diario La Tercera, sobre el monto de las pensiones que reciben los presos políticos militares, el secretario general del Partido Comunista, Juan Andrés Lagos, apuntó que: "esto iba a ocurrir".

 

¿Qué más ocurrirá? Porque es evidente que el reportaje, por una parte, sacó de titulares dos situaciones francamente escandalosas: una, la que afecta en forma directa al propio Partido Comunista, el cual vendió cien propiedades por $3.500.000.000 a la sociedad constituida por uno de sus militantes, con un capital de apenas cinco millones de pesos. La maniobra -legal- se parece en demasía al vaciamiento de la Universidad ARCIS; de paso, también alejó de las primeras planas de la prensa, al Partido Socialista, cuya directiva intentó por todos los medios, restar importancia a su bancarrota moral. 

 

El PS recibió de parte del Fisco de Chile, a modo de compensación más de $7.000.0000.000 y el PC, se supone que una cifra algo superior. Claro que se desconoce cómo ambas organizaciones lograron amasar, antes de 1973, tamaño patrimonio que todos los chilenos ayudamos generosamente, a indemnizar, para que el PS y el PC pudiesen "recuperar" las pérdidas.

 

¿Qué está detrás de estas maniobras tenebrosas? 

 

Ciertamente, pocos podrían responder tal interrogante. En un contexto de sucesivos escándalos, como la reciente pensión de la señora Myriam Olate, ex-esposa del diputado PS Osvaldo Andrade, que, mediante artimañas, quedó con una jubilación superior a los cinco millones de pesos mensuales (que Contraloría ordenó rebajar a $400.000 porque es lo que corresponde); donde el hermano de la senadora Carolina Goic (Pedro) como director del SENCE, recibe $6,8 millones mensuales de remuneraciones, pretenden hacer un escándalo con las pensiones que reciben legítimamente, varios generales y oficiales superiores presos en Punta Peuco.

 

Con un pormenorizado listado, que encabeza el ex Fiscal militar Fernando Torres Silva -una liquidación de $ 3,2 millones-, seguido por brigadieres de ingresos inferiores a los del ex auditor, se quiere engañar a la opinión pública, exponiéndoles adicionalmente al escarnio, ya que se les presenta como personas que habrían logrado tales jubilaciones mediante alguna especie de argucia legal, que no es el caso. Porque se trata de uniformados que cumplieron 40 años de servicio, que juraron dar su vida por la Patria y, en más de algún caso, recibieron heridas graves y gravísimas en el cumplimiento de su deber. Y por tal razón, algunos de ellos, cuentan con un suplemento por estrés postraumático (serían 11 que perciben pensión de invalidez con 20% a 30% de incremento a su pensión). En promedio reciben $1,6 millones al mes.

 

Aleuy, el subsecretario del Interior anunció que "próximamente" cuando el Ejecutivo decida enviar su proyecto de ley sobre pensiones se abordará esta situación de las jubilaciones que reciben los "condenados". Ante semejante anuncio, el abogado Raúl Meza informó que presentarán un recurso de protección "por la amenaza en el ejercicio legítimo del derecho a seguir gozando de una pensión por parte del Estado"

 

Ciertamente. Se trata de funcionarios públicos, con el tope de años de servicio y a quienes se les ha reconocido tal derecho que una ley no puede desconocer en forma retroactiva. Así lo destacó el diputado de la UDI Jorge Ulloa señalando que "desde siempre los derechos previsionales son irrenunciables, si se hace una ley no tiene efecto retroactivo".

 

Pero, declaraciones como las del diputado PS Leonardo Soto, de que los presos"resultan beneficiados por haberse dedicado a torturar" provocan rechazo y un sentimiento de vergüenza enorme por lo agraviante e injuriosos de sus dichos.

 

Se ha pretendido hacer caudal, además, al publicitar que la ex Primera Dama de la Nación, señora Lucía Hiriart de Pinochet, recibe una pensión por $3,1 millones de pesos, como viuda del ex Comandante en Jefe del Ejército, como si ello fuese pecaminoso. En circunstancias que ello es plenamente legal e inobjetable. Pero se presenta como algo excecrable. No lo es cambio que un ex Presidente reciba $9.000.000 mensuales de sueldo y otros 6 u 8 millones para "gastos" ¿por qué?

 

Pero, además, se repone el tema de la pñosible degradación de los presos políticos militares y su expulsión institucional. 

 

Será período eleccionario, pero esto es como demasiado. En particular porque, los escándalos menudean y la ciudadanía perdió toda capacidad de asombro. No bastan las decenas de miles de operadores políticos contratados con sueldos millonarios. Gente con licencia media contratada con sueldos que oscilan entre 2 y 4 millones de pesos mensuales. Su única capacitación es en las artes (malas artes) políticas) para asegurarle al partido un buen desempeño en las votaciones. Pero eso es un nivel inferior, Contratos y asesorías a Codelco -por señalar solo un caso- suponen una cuantiosa sangría al dinero fiscal, al erario público, una exacción al contribuyente, con dudosos visos de legalidad. Será muy difícil para el próximo gobierno, operarse de los operadores. Por mientras, cultivan con un esfuerzo digno de mejores causas, el tradicional deporte de denostar a las FF.AA y de Orden, como parte de su proverbial estrategia de consolidación. 

 

Pero resuena la frase del secretario general del Partido Comunista Juan Andrés Lagos "esto iba a ocurrir" ¿qué más ocurrirá?  

Compartir