Explico algunas cosas Patricio Amigo

Explico algunas cosas

Por Patricio Amigo

No sé hasta cuando, pero sigo participando, y cada vez con más conciencia,  en esta suerte de patrulla civil que dirige el Comandante. Tengo claro que, como en los barcos, el peligro de zozobra genera, al menos, tomar precauciones: silencio, dudas, alejamiento, en fin, hay, incluso, quienes cierran los ojos pensando en cerrar la memoria.

El traslado de Punta Peuco a la Cárcel de Alta Seguridad más: incomunicación en celda solitaria, durante un mes, es el más grave vejamen que los políticos se han permitido contra un soldado obediente, leal a su bandera, a su ejército y, principalmente, a quienes le ordenaron hacia dónde y cómo debía atacar.

¡Es que atropelló el protocolo!, el reglamento de Gendarmería y ¡por tercera vez!: fue sorprendido con un teléfono celular básico.

Efectivamente, el Reglamento de Gendarmería prohíbe la tenencia y uso del teléfono celular, aparato de la tecnología doméstica que, por sobre el teléfono público, que existe y funciona en todos los recintos carcelarios de Chile, sirve para hacer y recibir llamados.

La prohibición de teléfonos celulares y computadores es absolutamente inconstitucional. Porque las condenas judiciales, todas; la del ratero vulgar como la del autor de cualquier delito, es cárcel, prisión, cautiverio, limitación de la capacidad de desplazamiento. Y no incomunicación. En ninguna parte de las sentencia se margina al condenado del usufructo de la tecnología. Es más: la superación personal, la instrucción pública y la cultura son derechos humanos inalienables.

¡Hasta dónde llegará la venganza contra los militares que defendieron a Chile del comunismo! Y…¡hasta cuándo Chile y sus FF.AA. permitirá estos vejamenes!

Compartir