Recientes

Gestos efectivos Actualidad

Gestos efectivos

 

El presidente de la Corte Suprema, ministro Hugo Dolmescht, calificó como un "gesto (...) efectivo" la petición formulada por un grupo de senadores a la primera mandataria, a la ministra de Justicia y al director de Gendarmería. Diecinueve parlamentarios solicitaron adoptar las medidas administrativas necesarias, para el estricto cumplimiento del Derecho Penal Humanitario en la aplicación de medidas privativas de libertad.

 

Según consigna El Mercurio en su edición de este sábado 18 de junio (página 23 del cuerpo C), tal requerimiento está orientado a "reos condenados que se encuentren aquejados de enfermedades graves e incurables, sin discrimación de ningún tipo"; el oficio, fue suscrito por la mitad de los senadores de la República en ejercicio.

 

A juicio del presidente de la Suprema "gestos como éste sí son efectivos... la sociedad no puede vivir estancada, y es bueno y sano avanzar positivamente buscando la reconciliación"

 

El oficio de los 19 senadores -quienes se suman al llamado del sacerdote jesuita Fernando Montes-,  está firmado por Jacqueline Van Rysselberghe, Ena von Baer, Andrés Allamand, Juan Antonio Coloma, Francisco Chahuán, Alberto Espina, José García Ruminot, Alejandro García Huidobro, Antonio Horvath, Hernán Larraín, Manuel Antonio Matta, Iván Moreira, Manuel José Ossandón, Víctor Pérez, Jorge Pizarro, Baldo Prokurica, Eugenio Tuma y Andrés Zaldívar, favorecería  también a un pequeño porcentaje de presos políticos militares de Punta Peuco, declarados enfermos graves e incurables.

 

Las "razones humanitarias" han sido invocadas en el mismo Senado en otros acuerdos, como el de eutanasia activa, un proyecto de los socialistas Isabel Allende y Fulvio Rossi, por lo cual existe "un claro precedente acerca de la existencia y alcance de este principio como fundamento de las normas penales".

 

Tanto el padre Fernando Montes, como los abogados de DDHH.,  Héctor Salazar y Clara Szczaransky, han manifestado la necesidad de reconocer este principio en la aplicación de las penas privativas de libertad de todos los reos condenados, sin ciscriminación de ninguna naturaleza.

 

Por ello Hugo Dolmescht, el presidente de la Corte Suprema declaró "no tengo duda alguna respecto de la bondad y condición humanitaria de una iniciativa como esta, por lo que en síntesis (....) la comparto" concluyendo que " ... la gente ha sido condenada. Entonces no puede haber un pago permanente, para siempre" 

 

Compartir