Ingratitud Arte y literatura

Ingratitud

    Por Marta Castilla Geisse

 

    “INGRATITUD”

Perdóname Señor
¡“No me gustó la vida”!

Puse en una balanza
lo que Tú me entregabas
y lo que recogía
y salió negativa.

Me dabas una flor
y tomaba una ortiga.
Me ofrecías la luz
y lloraba en las sombras,
porque no comprendía
tu agonía en la cruz,
si hoy los hombres van locos
y no entienden tu muerte.

Yo deseché los bienes
que pusiste en mis manos
y troqué en desatinos
lo que me diste en suerte.

Me ofreciste caminos
de estrellas y luceros,
y escogí los atajos
de los peores senderos.

Cuando caí en las piedras
me alzaste en tus brazos
y cuando me llamabas
enredaba los lazos.

Y al final del camino
de este tránsito inútil
la ingratitud más negra
se cobija en mi herida
para hallar el valor de decirte:
¡Señor!
No me gustó la vida.

Compartir