¡Innovará Macri? Actualidad

¡Innovará Macri?
¿Innovará Macri?
 
El nuevo mandatario trasandino quiere abrir una nueva etapa en la siempre compleja relación chileno-argentina. Quiere intensificar los lazos y superar al menos, diez años de desencuentros y de roces diplomáticos, políticos  y comerciales.
 
En 2012 Cristina Kirchner desahució el tratado de doble tributación con nuestro país y obligó a un nuevo acuerdo en mayo de este año, lo cual ahora, está pendiente de su ratificación en el Legislativo. ¿El Frente para la Victoria de CFK dará los votos necesarios?
 
Lan ha sido objeto de una verdadera persecusión por parte de las autoridades locales, las que le impiden renovar su flota para el servicio interno en Argentina, les niegan las mangas en los aeropuertos y tiene problemas de acceso a los hangares, reducción de vuelos y falta de counters. Solo la presencia de capital brasileño (TAM) impidió un escalamiento.
 
Cencosud, igual que otros operadores ha visto cómo el Estado fija el precio a determinados productos. La permanente amenaza de saqueos le obligó a tolerar tal situación.
 
El gas: Néstor Kirchner, apenas llegado al poder, decidió cortar el suministro energético a Chile, violando los contratos para causar un grave perjuicio a nuestra economía, en una decisión inamistosa y violenta. También está el problema de Sipetrol (ENAP) en el yacimiento de Vaca Muerta.
 
Para Macri el Mercosur, está en el congelador y piensa proyectarse utilizando la Alianza del Pacífico. Y para este efecto, Chile le resulta clave. Porque, hoy, su país es importador neto de ése combustible y Bolivia le vende el 80% de su producción.
 
Los nuevos ministros de Macri a quienes Cristina Fernández, les negó acceso a toda información de cualquier Secretaría de Estado, temen, que por razones políticas los precios estén inflados.
 
Juan José Aranguren, será el nuevo ministro de Energía. Es un ex ejecutivo de Shell que se sobrepuso a medio de centenar de juicios levantados por el kirchnerismo en su contra, porque resolvió alzar el precio del combustible, contrariando la política oficialista de fijación tarifaria.
 
Aranguren es uno de los impulsores del Plan Mejillones. Este proyecta la construcción de un gasoducto para terminar con la dependencia argentina del suministro boliviano. Esta es una carta muy importante que jugará Macri, porque además desarrollará una política antidrogas para detener el envío boliviano de estupefacientes. CFK evitó combatir el narcotráfico que, junto a la seguridad pública es uno de los más graves problemas que sufren los vecinos.
 
Macri estaría dispuesto a introducir profundos cambios en su política exterior. Venezuela ya se notificó que será invocada en su contra la cláusula democrática del Mercosur. Y lo hará. Por su parte Evo Morales perderá además, de prosperar este distanciamiento con el bloque chavista, un aliado importantísimo en su demanda marítima. 
 
De manera que todos estos buenos propósitos podrían beneficiar a Chile, sin que La Moneda haya hecho cosa alguna para resolver esta situación sino lo contrario. Bachelet confiaba en un triunfo de Scioli y tardíamente reparó su error. La relación ideológica y personal de Bachelet con CFK de nada sirvió a nuestro país. En realidad, ella sufrió un serio desaire en la capital trasandina. 
 
El problema es que el Chile de la Nueva Mayoría carece -como norma general-, de una estrategia exterior clara y permanente, como si la posee Argentina. Y según todas las evidencias, una vez más, como es la norma desde hace un cuarto de siglo, seremos un espectador pasivo de acontecimientos que no controlamos por la proverbial improvisación de nuestra Cancillería.
 
Con los vecinos argentinos tenemos varios asuntos (problemas) pendientes, como la demarcación en Campo de Hielo y el tema de la extracción ilegal que hacen ellos, de las aguas del lago General Carrera (lago Buenos Aires, para ellos), contraviniendo expresos acuerdos binacionales.
 
Por ahora, estamos en una mejor posición negociadora. Pero sin objetivos claros en política exterior, de poco o nada servirá tal ventaja. Argentina -también Brasil-, desean incorporarse a los mercados del Pacífico y Chile es la salida natural. Eso es evidente y un dato de la causa. 
 
Pero sin política, Chile no tendrá beneficios porque los actuales dirigentes no entiende que en el plano internacional, eso de la "hermandad americana" de la "fraternidad del os pueblos" es una ficción desprovista de toda substancia. Y lo que impera son los intereses y las expectativas de cada Nación. Macri lo sabe. Bachelet lo desconoce.

Compartir