La Patria Grande Despierta Chile

La Patria Grande

 

Crítica transversal al viaje de Bachelet a Ecuador. "No podemos seguir siendo amigos cuando nos están jugando 'chueco' " declaró el diputado DC Jorge Sabag. 

 

Los presidentes de las Comisiones de Relaciones Exteriores del Congreso, se refirieron en duros términos a la señal de debilidad que entregó la mandataria en su viaje a Quito.

 

"Nosotros habíamos pedido enviar una nota de protesta, e incluso revaluar el viaje a Ecuador (...) uno esperaba que frente a las declaraciones de apoyo (a Bolivia) del presidente Correa, Chile hubiese tenido una posición más firme ..." declaró el senador de RN Fransciso Chahuán.

 

Pero en lugar de atender tales sugerencias, Michelle Bachelet mantuvo invariable su agenda y llegó al Palacio de Carondelet junto a una inusual comitiva de 15 ministros de Estado.

 

Y lo que obtuvo fue una declaración conjunta menor, en la cual Ecuador reconoce que lo de Chile y Bolivia es un asunto bilateral. Como resultado, eso es insignificante.

 

Rafael Correa, ofreció algunas "explicaciones" en las cuales dijo que sus palabras fueron sacadas de contexto y que él nunca entregó su apoyo a la posición de Evo Morales. Expuso así, -y una vez-, más su cínico oportunismo, donde postula que en nombre de lo que él llama "la Patria Grande" los países debieran coexistir sin fronteras.

 

Similares "explicaciones" dio Correa en mayo de 2014 a propósito de haber manifestado su respaldo a Bolivia por el acceso soberano al mar. Esto es algo que Correa suele hacer: insultar a Chile para, luego, desdecirse.

 

Sin embargo, tales expresiones se dieron en el marco de una ofensiva de Evo que logró el respaldo de Cuba y Venezuela y al que se sumó el Ecuador de Correa, por lo cual, el momento en que se produjo la visita de Bachelet a Ecuador a los menos, era delicado.

 

Esa imagen de debilidad que proyecta la mandataria es lo que perdurará. No aquella declaración conjunta que nada agrega a las ya turbias relaciones chileno-ecuatorianas, gravemente lesionadas, precisamente por el oportunismo de Rafael Correa que dejó solo a Chile en el diferendo con Perú. desdeñando una amistad más que centenaria.

 

No olvidará Ecuador la inestimable contribución de nuestro país a su propia supervivencia frente a la agresiva política peruana. Tal vez recuerden lo de la Guerra del Cénepa o la protección del crucero "Esmeralda" a Guayaquil en el siglo XIX frente a la amenaza de bombardeo de los buques de EE.UU a dicho puerto.

 

A Correa le importa más su cercanía al chavismo. Y Bachelet, tributaria del Foro de Sao Paulo, oscila entre su sello ideológico y las razones de Estado, con menoscabo del interés nacional.

 

Ella aprovechó para destacar el proceso de "reformas" emprendido por su administración y destacar las desigualdades en América Latina. Algo similar a lo que fue su conducta en la visita a El Salvador, donde alabó el sistema de salud de la extinta República Democrática de Alemania; participó en un homenaje a Salvador Allende y defendió sus "reformas" las que habrían sido bloqueadas por "los avatares y la contingencia" afirmó.

 

Ahora fue lo mismo. Los grandes asuntos nacionales, como es la defensa de nuestra soberanía e integridad territorial, quedan relegados por las necesidades de su proyecto ideológico.

 

¿Chile tiene alguna relación con la versión chavista de la Patria Grande? Nada. Además, en la práctica, siempre estuvimos al margen de los planes de Bolivar para América. Muy bien lo entendió Diego Portales. De prevalecer la idea de Andrés de Santa Cruz de confederar a peruanos y bolivianos, eso, suponía el fin de Chile como nación independiente. Situación que se resolvió medio siglo después con la Guerra del Pacífico y cuando las armas chilenas impusieron esta realidad que, hoy, políticos mediocres descuidan.

Compartir