Recientes

LAS MUJERES QUE A NADIE IMPORTAN Actualidad

LAS MUJERES QUE A NADIE IMPORTAN

Por Osvaldo Díaz, VOXPRESS.CL

 

Si algo que habrá que agradecerle a la abogada Solange Huerta (Universidad de Chile) es que se tomó la molestia, al menos, de contar las muertes ocurridas por años al interior de los centros de internación y hogares del SENAME.  Su informe demoró porque debió ordenar a 100 funcionarios revisar una a una las carpetas archivadas hasta encontrar las identidades de niños, jóvenes y adultos (?) fallecidos, entre ellos 210 que fueron sepultados sin siquiera conocerse la causa de sus decesos.

Aunque resultó algo repugnante, reapareció la ministra de Justicia, tras un largo y cómplice silencio, para elogiar el anuncio de la Presidenta de entregar urgentes recursos al SENAME para “derrotar la indolencia”, la misma en que tuvo parte activa su regalona secretaria de Estado.

La reacción del Gobierno a esta tragedia del SENAME fue similar a la que tuvo después de la espontánea explosión de disconformidad con las AFP: apenas las calles se repletaron de manifestantes que exigen su fin, la Presidenta puso de inmediato en agenda esta injusticia histórica de las pensiones.

La reforma o fin de las AFP´s había sido archivada por el Gobierno.

Ahora, acosada por las escalofriantes denuncias y por la censura de UNICEF, surgió por primera vez una voz honesta que le importan los muertos y reveló sus nombres y las causas  —muchas aún en el aire–: su flamante directora Solange Huerta.

Hasta esta fecha, el Gobierno para nada había considerado al SENAME y menos lo consignó en su programa.

Ahora, la Presidenta salió a anunciar el envío urgente de $ 2.500 millones a dicho servicio y la separación de menores infractores de inocentes requirentes de protección. Esta iniciativa la dejó lista el anterior Gobierno, pero éste lo desechó “para no copiarle a la derecha”.

Desde el 2005 a la fecha han muerto 1.300 internos del organismo, y de éstos no se habían contabilizados ni figuraban en estadística alguna otros 210, cuyas no existencia las descubrió el fiscal que investiga lo ocurrido. De estos últimos recién identificados,189 fallecieron en sedes de administración directa y residencias de organismos colaboradores, en lugares de protección de adopción y derechos.

La Casa Nacional del Niño es la que ha registrado la mayor cantidad de niños fallecidos, con 18 casos.

Las causas de muerte que más se registran son  paros cardiorrespiratorios, insuficiencias respiratorias, neumonía y  asfixia. En esta última patología se especifican sofocación por orificios respiratorios, aspiración de contenido gástrico, broncoaspiración y sumersión.

Las otras causales de fallecimiento son el shock séptico, falla orgánica múltiple y bronconeumonía. En cuanto a los suicidios, éstos están asociados directamente a seis casos. Según Huerta, el 63% de los fallecimientos está asociado a alguna enfermedad.

No obstante estas tardías aclaraciones del servicio, nadie oficialmente ha reconocido la trágica realidad de un organismo encargado de menores puestos al cuidado del Estado: no se cuenta con el número suficiente de funcionarios, la presencia de médicos y psicólogos es mínima y los auxiliares carecen de competencias para el manejo de niños en crisis, todo ello en medio de un asqueroso ambiente de insalubridad, corroborado por la justicia.

En sus recintos, la droga es más común y frecuente que en las calles y de ahí que existe la certeza de que la “aspirina” económica anunciada por Bachelet (“de aquí a fin de año”) no solucione el desbordado problema. Se trata, apenas, del 1% del presupuesto del organismo.

Dirigentes de los trabajadores del SENAME denunciaron que gran parte de la tragedia descubierta recién ahora es consecuencia de que los directores de servicios no son profesionales conocedores del sector de rehabilitación y protección de menores, sino“simples ignorantes” que llegaron a sus puestos gracias al cuoteo político.

Compartir