Lo de Punta Peuco es una crueldad Despierta Chile

Lo de Punta Peuco es una crueldad

Lo de Punta Peuco es una crueldad

 

El senador Baldo Prokurica, destacó la valentía del ministro de Justicia quien en entrevista con El Mercurio declaró que el caso de los militares condenados, enfermos y ancianos, recluidos en Punta Peuco, es: "un tema de la máxima importancia y no hemos tenido el coraje de abordarlo"

 

Se trata de una de las primeras expresiones, a nivel de gobierno, reconociendo la inhumana situación que afecta a los veteranos del '73, los que soportan durísimas penas privativas de libertad: En condiciones que un gran número de ellos sufren enfermedades terminales o males propios de su avanzada edad, puesto que se trata de uniformados todos adultos mayores o en el ocaso de sus vidas. 

 

El propio Jaime Campos apunta que personas de 85 años o más debieran recibir un trato digno porque "los derechos humanos son válidos para todo el mundo, sin distinción de ninguna especie. Pero pareciese que algunos no lo creen así". Esto, en referencia a las llamadas organizaciones de DD.HH y a ciertos profesionales del sector, como Carmen Hertz, los que una vez conocidas las apreciaciones del presidente de la Corte Suprema, ministro Hugo Dolmetsch, por ejemplo, pidieron su inmediata renuncia al cargo, esto, por decir exactamente lo mismo que señala Jaime Campos.

 

En este sentido, el mismo ministro de Justicia, respalda sin vacilaciones, la posición del alto magistrado, señalando que "celebro lo que dijo (...) fue de una valentía enorme. Creo que el país tiene avanzar en una legislación en particular y buscar una solución".

 

Campos, sostiene que: "me parece obvio que los enfermos terminales o las personas que padezcan enfermedades graves, invalidantes, complejas, salgan. Es que hay que tener un mínimo de humanidad en la vida y de compasión (...) estoy pensando en general. Y si hemos de legislar sobre el particular, se debe legislar en general. Y si dentro de esa generalidad caen algunos casos particulares, caerán".

 

Es, justamente lo opuesto, aquello que hizo la Cámara, institución que, a partir de una moción del Senado introdujo una odiosa discriminación, en lo tocante a la concesión de las libertades provisionales, donde se excluye, precisamente, a los presos políticos militares, en una decisión inconstitucional y completamente contraria a derecho y a toda norma civilizada.  

 

Pero Jaime Campos apunta más allá, al indicar que: "me llama la atención que las instituciones morales de Chile, de cualquier signo, no hayan tenido sobre esta materia una posición más firme, más clara, más decidida, que les permitiese a los actores políticos obrar de un modo más consecuente".

 

Es este un punto crucial. Porque las organizaciones de izquierda, cuando se conoce alguna iniciativa claramente orientada a reparar esta injusticia, se hacen rápidamente con el control del monopolio de una pretendida superioridad moral, exigiendo renuncias por doquier, acallando cualquier voz que contraríe su hegemonía en esta materia, para someter a nuestra sociedad a una tensión imposible. Esto se prolonga por años y décadas. Neutralizan cualquier opinión, ejerciendo un poder de veto autoconferido para mantener las granjerías y prebendas a expensas de todos los chilenos, en su estrategia del "nunca más" destinada, en definitiva, a la ulterior desaparición de las Fuerzas Armadas, como expresión nacional, ajena a las ideologías y banderas políticas. Es lo que ocurrió en Venezuela, en Bolivia y se busca materializar en Ecuador. 

 

Pero, sobre esta opinión y estas situaciones, queda la del ministro Jaime Campos quien ha tocado esta materia altamente sensible para la sana convivencia del país. 

 

Así lo entiende el senador Baldo Prokurika, parlamentario que resalta el coraje del ministro. "Yo quiero felicitar al ministro Campos, por salir a decir la VERDAD. A mí me parece una crueldad lo que está ocurriendo con los reos de Punta Peuco (...) yo creo como él dice: en esto ha faltado valentía, pero sobre todo, cumplir con la legislación vigente. Los Pactos que Chile ha firmado como el de San José de Costa Rica, y la Declaración Universal de DD.HH" al criticar a los organismos de DD.HH que "creen que los derechos humanos son solo para algunos" y no para los militares (r) "que no han perdido sus derechos humanos"

Compartir