Recientes

Los delincuentes se escudan en los DDHH Patricio Amigo

Los delincuentes se escudan en los DDHH

Por Patricio Amigo

Para aminorar, al menos, el tremendo problema de la delincuencia común, tenemos que empezar por reconocer que somos mucho más subdesarrollados que lo que creemos.

La Reforma Procesal Penal es el más importante cambio estructural de la Justicia Penal chilena. Fue impulsada como una modernización sublime de los tribunales inquisitivos, en los que se imponen los DD.HH. por sobre todo el mecanismo de los procesos.

 Lamentablemente, las intenciones de la modernización no han considerado que los Derechos Humanos solo puedan ser defendidos  otorgándoles vigor a los Deberes Ciudadanos. Y carecemos de los recursos tecnológicos y humanos para hacer frente a la agresividad delictual, respetando los DD.HH. La delincuencia lo sabe y le saca todo el provecho que nuestra arrogante incultura les permite. Niegan la culpabilidad en sus fechorías con descaro y los jueces prevaricadores se hacen los que creen las mentiras para simular respeto por los DD.HH. Los Fiscales están comprometidos con ese respeto porque son engendros de un sistema basado en los DD.HH.

En definitiva, tenemos que entender que la Reforma Procesal Penal nos quedó lamentablemente, como poncho. Carecemos, como pueblo, como sociedad, del sentido del honor, de la rectitud moral, del apego a la verdad y del respeto por el prójimo, para que las policías se dejen manejar por fiscales, para que los jueces respeten el Estado de Derecho y para que los Gobiernos se desprendan de la demagogia.

Compartir