Recientes

Los provocadores Despierta Chile

Los provocadores

 

Segunda nota de Perú afirma que el triángulo terrestre es "rotundamente" el inicio de la frontera con Chile. Falso.

 

Ana María Sánchez, ministra de Relaciones Exteriores del vecino país, aduce que existe un límite terrestre y otro marítimo. Cada uno de ellos regido por un marco jurídico distinto. En su fallo, argumenta Sánchez, la CIJ "dejó expresamente a salvo que NO le correspondía pronunciarse sobre la ubicación del Punto Concordia, donde comienza la frontera terrestre con Chile"

 

Cierto. Pero La Haya no se pronunció sobre tal situación porque el Punto Concordia simplemente NO existe. En palabras de Heraldo Muñóz, se trata de una "ficción"

 

Al respecto, el ex Canciller Hernán Felipe Errázuriz, precisa que "Chile ha actuado con extrema discreción en el desencuentro sobre el límite terrestre con Perú"

 

"Con serena firmeza y sólidos argumentos, sostiene que es el punto de intersección del paralelo que atraviesa el Hito Nº 1 con la línea de la más baja marea, que coincide con el inicio de la frontera marítima sentenciado por la Corte de La Haya. Perú discrepa y arrbitrariamente sitúa el inicio de la frontera en el punto 266, que paradójicamente llama Concordia, a 260 metros al suroeste del Hito Nº 1. Así fabrica un triángulo de arenas, de poco más de dos hectáreas, en parte inundado por las mareas, semiaisladas para los peruanos, accesibles por mar territorial chileno. Su insignificante playa sería costa seca para Perú"

 

Clarísimo y rotundo. La Cancillería chilena, el 27 de octubre envió al gobierno peruano una segunda nota de protesta por desconocer que "el Hito 1 es el punto en el cual comienza la delimitación terrestre con ese país"

 

El mismo Hernán Felipe Errázuriz señala (en su columna "Un embajador imprudente") que en seis meses se elegirá un nuevo presidente en Perú "parecería que habrá que esperar hasta enconces para tener una relación constructiva con ese país"

 

Lo cual no impide que Chile exija a Perú retirar al embajador en Santiago, Fernando Rojas, por su irrespetuosa y descortés conducta impropia de un diplomático.

 

¿Heraldo Muñóz podrá exigir el retiro del representante peruano? No lo parece ya que nuestro gobierno se muestra más bien interesado en no manifestar con energía su malestar por los dichos de Rojas en nuestra propia sede de gobierno.

 

Este comportamiento es similar al trato que dispensa a Bolivia, donde Evo Morales agravia a las autoridades de nuestra nación cotidianamente. La visita privada de David Choquehuanca a Chile, inivitado por grupos de izquierda y acompañado solo por elementos comunistas, lo deja de manifiesto. Heraldo Muñóz denunció una maniobra propagandística de La Paz. Pero tal denuncia es de una timidez vergonzosa.

 

En realidad, mucho más claro fue Jorge Tarud, quien habló de una "provocación", la misma en que incurre Perú, su embajador y Ollanta Humala. En consecuencia, seguiremos aguardando que nuestro gobierno sufra algún ataque de coraje para de una vez por todas, reaccione tal cual corresponde a Chile. 

Compartir