Recientes

Marea roja en retirada Actualidad

Marea roja en retirada

 

Cuarenta y ocho horas después de finalizada la elección parlamentaria, el Consejo Nacional Electoral venezolano admitió, finalmente, que la oposición consiguió el diputado 112 para alcanzar los dos tercios en la Asamblea Nacional.

 

¿Qué podría hacer la Mesa de Unidad Democrática MUD, coalición vencedora en los comicios del domingo 6? Con los dos tercios puede aprobar y modificar leyes orgánicas, remover magistrados del Tribunal Supremo de Justicia TSJ, al vicepresidente de la República y a los integrantes del CNE, aprobar reformas constitucionales. Y puede sacar a Maduro del presidencia.

 

El valioso triunfo de la oposición se materializó en las condiciones más adversas. Las encuestas pronosticaban una victoria arrolladora de la MUD. Nicolás Maduro, quien no cesó de intervenir ilegalmente hasta el último momento para intentar revertir esta derrota, amenazó con sacar la revolución "a la calle" y que conservaría el poder a cualquier costo.

 

Semanas previas al acto eleccionario modificó el mapa electoral, para favorecer con una mayor representación aquellas zonas en las que el chavismo es predominante. Pero fue inútil. El propio CNE que arrebató el triunfo a Henrique Capriles en la elección presidencial, cometiendo un fraude en 2013, intentó torcer una vez más, la voluntad popular.

 

Sin embargo, el ministro de Defensa del propio gobierno de Maduro, el general Vladimir Padrino López, jugó un papel crucial.

 

Según consigna El Nuevo Herald de Miami "se rehusó a colaborar con las intenciones de Maduro y del presidente de la Asamblea Nacional Diosdado Cabello, de desconocer la masiva victoria de la oposición (...) las FF.AA solo respetarían un anuncio que reflejara el resultado recogido en las urnas (...) Padrino López asumió un gran riesgo, se la jugó por preservar la institucionalidad"

 

El CNE había dispuesto extender el horario de votación en decenas de locales a la espera de la llegada de un contingente de chavistas (presumiblemente premunidos de acreditaciones falsificadas). La acción de los militares obligó al cierre de las mesas a la hora legalmente prevista. Un gran riesgo porque en Venezuela existe una cantidad enorme de tropas cubanas alojadas en los mismos cuarteles de la FANB. Hasta donde se sabe, eso pareció no gravitar y gracias a los soldados, Venezuela tiene en su manos su propio destino.

 

La situación entonces se equilibró. Y el CNE, sin alternativas (ilegítimas por cierto), debió resignarse a oficializar el resultado definitivo. ¿Todo terminó para Maduro y para el socialismo? No. Esto recién comienza.

 

La Asamblea Nacional, ahora en manos de la MUD, puede liberar a las decenas de presos políticos encarcelados por el régimen en forma absolutamente ilegal. Leopoldo López, entre ellos. 

 

Pero Maduro conserva cuotas de poder importantes. Sin embargo, su alianza con la cúpula militar de las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas FANB, terminó. Y Diosdado Cabello es el primer perjudicado, en un a situación absolutamente ambivalente para Maduro. Él puede beneficiarse del ocaso de su rival político más relevante, un sujeto que especuló con su ascendiente como antiguo camarada de Hugo Chávez. Pero también, Maduro, podría ver disminuido su control sobre las bases partidarias armadas (los motorizados o un amplio sector de estas peligrosas bandas de sicarios). Y las leyes "especiales" habilitantes, que le permiten gobernar por decreto, concedidas por  la legislatura que se va, expirarán el 31 de diciembre próximo.

 

Venezuela presenta una realidad económica catastrófica: 200% anual de inflación. Su principal producto de exportación y fuente de divisas -el petróleo- sigue a la baja y PDVSA, la empresa estatal, muestra un agudo deterioro de sus capacidades y sobre dotación de empleados ociosos. Es el país más violento de las Américas con índices de 62 homicidios por cada cien mil habitantes. La escasez de alimentos básicos es la principal preocupación diaria de una población agobiada por la criminalidad.

 

Venezuela, es hoy un narcoestado. Fiscales de EE.UU están por dictar órdenes de prisión en contra de seis generales de las FF.AA de Venezuela. Y Cabello tendría en su manos el control de uno de los carteles (de "los Soles") especializado en enviar droga a Europa y EE.UU. Dos sobrinos de Cilia Flores, eposa de Maduro, fueron detenidos por la DEA por transportar cocaína en un avión estatal. Cabello podría caer.

 

Esto, lentamente puede cambiar. Pero el régimen - así lo ha demostrado- llega a la compra de diputados opositores los que se pasan a sus filas. No sería extraño ver alguna maniobra similar. Maduro suele utilizar todos sus recursos. Al igual que Cristina Fernández en Argentina, la que no repara en minucias legales y arbitra los medios para obstaculizar la llegada de Mauricio Macri a la Casa Rosada y un normal traspaso del mando. 

 

Macri y su resonante victoria del 22 de noviembre, anunciaron esta derrota del otro régimen: el chavista y la decadencia progresiva de gobiernos como el de Nicaragua, Ecuador y Bolivia, construídos con los petrodólares de Caracas. Es este, el amanecer de cambios libertarios, los que inexorablemente llegarán.

Compartir