Más sobre los 10 años de la muerte del general Pinochet Actualidad

Más sobre los 10 años de la muerte del general Pinochet

http://simposiolibertario.blogspot.cl/

El oportunista político de la ex derecha, Andrés Allamand dijo a raíz de los 10 años de la muerte del general Pinochet: “Jamás cohonesté las violaciones a los derechos humanos, nunca participé en el gobierno militar y no obstante eso creo que el gobierno militar tuvo cosas positivas aunque hoy día nadie quiere reconocer”. El abogado repite el relato de las ‘violaciones a los derechos humanos’. Quizás por eso mismo, es incapaz de defender la Ley de Amnistía y la igualdad ante ley. Para él y los demás arrepentidos, los únicos culpables son los militares presos en el gulag de Punta Peuco, mientras los terroristas del Mir y del FPMR están libres, amnistiados e indultados. Que hayan asesinado no importa, pues no violaron los derechos humanos.
    Sobre la intervención militar dijo que la apoyo: "Aunque fuese una terrible solución, era una salida". ¡Qué exagerado! Como cuenta el autor Desde las Cenizas, cuando cayó Allende el ochenta por ciento de la población sintió alivio. En las poblaciones pusieron una bandera blanca, otros la bandera chilena. Lo terrible hubiese sido que la UP continuara. Los sociópatas de la coalición marxista leninista querían una revolución comunista con un millón de muertos. De hecho, el general Pinochet temía que si intervenían, y los combates se extendiesen por dos semanas o más con todo el coste en vidas humanas que ello significaba. Lo peor hubiese sido una dictadura comunista o una guerra civil. El Gobierno Militar comparado con esos males fue un ‘mal menor’, que la propia ciudadanía pidió. El partido donde milita Allamand se cambio su Declaración de Principios, borrando el artículo en que reconocía el valor de la ciudadanía y de las Fuerzas Armadas de liberarnos de un gobierno totalitario. No le pidamos peras al olmo. ¿el señor Allamand no se acuerda de una foto donde aparece riendo junto el general Pinochet? Además, él no se atreve sacarle en cara la Izquierda su pasado totalitario. Da entender que había otra salida. No dice cuál. 
   Como dije en el post anterior, me iba a centrar en los que dijo Agence France-Presse , que título “A diez años de su muerte el legado de Pinochet perdura y su legado se desvanece”.
   Primero mencionan que el padre de Michelle Bachelet fue torturado, lo que es falso. Luego le piden la opinión a la portavoz del gobierno, Paula Narváez, quien dice: "Pinochet es una figura del pasado y en nuestra memoria histórica es claramente una persona que más se vincula con la división que la unión, una persona que está en el pasado y Chile tiene que estar en el presente y mirar al futuro". Supongo, entonces, que Salvador Allende representa el futuro. Palabras parecidas a la que dijo Narváez sostuvo Bachelet en su primer gobierno, que el general Pinochet es la causa de la división a raíz de su muerte: “un referente de divisiones, odio y violencia". Allende dividió el país y la UP introdujo el odio y la violencia. El que diga lo contrario, miente. Además, es cómplice pasivo y activo de la Izquierda. Y trabaja para el enemigo. Cuando un grupo de personas no le importa lo que piensa el resto y desea imponer su programa, a sabiendas que son minoría se convierte en enemigo. La portavoz menciona el concepto ‘la memoria histórica’. Si fuese esta última, contaría las dos caras de la moneda. Simplemente es manoseado concepto de la memoria, lo que significa omitir eventos que a la Izquierda no le gusta o la dejan mal parada.
   Después le pregunta al Manuel Garate, historiador y politólogo de la Universidad Alberto Hurtado, quien afirma que las personas se ha ido alejando de la figura de Pinochet por los casos de corrupción y los derechos humanos. Para el periodista francés encuentra terrible que se encuentra intacto el modelo económico de libre mercado, la Constitución de 1980, no la Constitución del 2005 firmada por Ricardo Lagos, y por último, el sistema de pensiones. Menciona que Bachelet intenta hacer ponerle fin al sistema educativo de los militares: “Bachelet trabaja en poner fin a su sistema educativo.Los cambios, no obstante, se han dado a paso lento en una sociedad que se acostumbró a vivir bajo el modelo de Pinochet”. 
  Por su parte, el profesor de la Universidad Alberto Hurtado sostiene que la sociedad chilena tiene una contradicción: "Hay contradicciones en la sociedad chilena. El personaje produce rechazo pero la gente se ha acostumbrado a vivir en su modelo económico". Si gran parte de la sociedad lo rechaza, es debido al lavado de cerebros de estos últimos 26 años, olvidándose del fuerte apoyo que recibió del plebiscito. Se desprende, además, de las palabras del intelectual que la gente es tonta. ¿Qué explicación tiene el académico del poco apoyo que recibió en votos en la última elección presidencial Bachelet y el rechazo de la ciudadanía a su Programa o la retroexcavadora? La gente es tonta, valga la repetición. 
  Al señor Garete lo sale lo marxista, cuando dice que Pinochet: “destruyó la última posibilidad de que un socialismo democrático concluyera su proyecto político al derrocar al gobierno de Salvador Allende, el primer y único marxista en acceder al poder a través de las urnas, y quien se suicidó el día del Golpe”. ¿Por qué no se va a Venezuela? Entre los académicos y periodistas de Izquierda no formamos ni uno. No les interesa la verdad, sino la propaganda. 
  Finalmente, entrevistan al nuevo director del Museo de la Memoria y de los Derechos Humanos, Francisco Estévez, quien dice "Ha habido una progresiva conciencia de cuál es la verdad, pero hoy día Pinochet no tiene un aprecio o respaldo mínimo en la ciudadanía". La agencia repite la cantilena de los 28.000 torturados y la muerte de 3200 personas, omitiendo los actos terroristas del Mir y del FPMR. Las personas no tienen idea de la verdad. Después de todo, el señor Estévez ha sido desde los noventa un agente de la Revolución Cultural de la Izquierda. El último entrevistado es alguien de 26 años que repite el coro de las heridas que la Izquierda no quiere cerrar. 
   Un medio reprodujo la columna que escribió el escritor Alberto Fuguet en la revista Que Pasa titulada Gen raro: post pinochetismo. Reproduzco parte del párrafo que dice puras tonteras, falsedades y refleja una ignorancia hasta prejuicio hacia un sector de la sociedad: 
 “Yo asocio la dictadura con otras cosas, partiendo por el apagón cultural, una mediocridad que invadía todo, como una niebla de película B, el mal como ministerio, la violación permanente a todos los derechos humanos, la música disco y lo peor de la televisión, porque cuando uno piensa en Pinochet, lo primero que se te viene a la mente no son libros y menos películas. Sé que coleccionaba libros militares y de estrategia, pero insisto: Pinochet y libros (militares y cultura) cuesta incluirlos en una misma línea”. 
   Si hubiera habido mediocridad, Chile no hubiese convertido en los noventa en la “la joya de América Latina” como dijo en el ex presidente norteamericano Bill Clinton. Los chilenos en ese esmeraban por hacer las cosas bien. Fuguet no compara el Gobierno Militar con la Unidad Popular No hubo apagón cultural. De hecho, gracias a la bajada de los aranceles se pudieron traer libros. Ya que no existía el internet, en mi casa adquirimos la enciclopedias  Monitor y Salvat. En aquel período, los estudiantes aprendían bastante con los álbumes. 
  Es una mentira decir que “se violaron permanente los derechos humanos”. Los mismos que repiten esa frase son los apoyaron el terrorismo del Mir y del FPMR 
   La música disco era de los setenta, olivándose de la música de los ochenta, que es totalmente distinta. La música disco venia de afuera. La televisión abierta era mucho mejor ahora. No existía el cable. La televisión por cable se la debemos a los militares. Y quienes vieron una oportunidad de propagar sus ideas fue, pues, la Izquierda a través de los canales ARTV y Vía X. 
   La siguiente frase es prejuiciosa. Según Fuguet, Pinochet “Sé que coleccionaba libros militares y de estrategia, pero insisto: Pinochet y libros (militares y cultura) cuesta incluirlos en una misma línea”. La biblioteca del general Pinochet era de 55 mil ejemplares . Un escritor dedico un libro sobre ello. En la casa de mi padre había una buena biblioteca de diversos temas filosofía, historia, matemáticas, ingeniería, religión y literatura. Lo digo esto, porque mi padre fue un ex oficial de marina. El comentario de Fuguet sobre la relación de los militares con los libros se parece a los borrego matrix que repiten cosas falsas como si fuesen verdaderas en el internet. 
   Fuguet es un borrego matrix que repite los clichés de la Izquierda sobre la cultura en el Gobierno Militar, por no decir que es un cabeza de músculo. Si es valiente, podría hacer una obra de teatro burlándose de los fracasados revolucionarios marxista leninista de la UP, que desde los noventa viven una vida que despreciaban en los sesenta y setenta. Y también de los fracasados guerrilleros. Si ni siquiera el rector Carlos Peña lo hace, menos lo hará el autor de Sobredosis
   Para entender a Pinochet y el Gobierno Militar, hay que partir por la Unidad Popular. Requiere mucho trabajo intelectual estudiar y mostrar ese período. Los escritores como Fuguet no tienen las neuronas necesarias para ver las dos caras de la moneda. 
  Los militares chilenos evitaron que Chile se convirtiera en una segunda Cuba comunista. Menciona la muerte del dictador Fidel Castro, sin embargo, es incapaz de relacionar. 
  El legado de los militares se ve en el modo de vida de la coalición DC/UP, los cuales educan a sus hijos en colegios privados y se atienden en el clínicas privadas. Los políticos socialistas andan en Mercedes Benz como Camilo Escalona, la diputada comunista Camila Vallejo con su auto Subaru y, por último, el hijo de Michelle Bachelet, Sebastián Dávalos en sus autos Lexus
  No pueden quitarse la sombra de los gigantes.

Compartir