Recientes

Niegan libertad a Comandante Ana en India y esperan decisión de extradición de la Corte Suprema Despierta Chile

Niegan libertad a Comandante Ana en India y esperan decisión de extradición de la Corte Suprema

La frentista había sido detenida con anterioridad por la Interpol en Alemania, sin embargo, la justicia de ese país negó su extradición a Chile.

A la espera de la decisión de la Corte Suprema de Chile se encuentra la justicia india, quienes ampliaron el tiempo de espera ante la inminente solicitud de extradición de Marie Emmanuelle Verhoeben, conocida como la “Comandante Ana”, quien reconociera en 1992 ser parte de la dirección nacional del Frente Patriótico Manuel Rodríguez y, como parte de la investigación, estar vinculada a la muerte del líder gremialista y senador en ese entonces, Jaime Guzmán, asesinado en 1991.

El diputado UDI, Isaa Kort, de visita en ese país del Asia del Sur, se encuentra haciendo las gestiones para optimizar el proceso de extradición de esta presunta responsable de la muerte de Guzmán y que en palabras del legislador de la Alianza, merece permanecer detenida porque “representa un peligro para la sociedad”.

El asesinato del principal ideólogo de la actual Constitución pinochetista regente desde 1980, a la salida del Campus Oriente de la Universidad Católica en abril del 91 por manos del FPMR, ha sido, sin duda, el principal caído de sus filas y aun cuando ya existen dos procesados en esta causa, Ricardo Palma Salamanca y Mauricio Hernández Norambuena, la figura de la “Comandante Ana” aún genera ruido e inquietud entre los que siguen la investigación de este caso.

Es importante señalar que, a pesar de que la investigación respecto al asesinato de Guzmán ha resultado en frentistas condenados en la actualidad, aún continúan decenas de responsables de asesinatos y desapariciones en dictadura-tanto de activistas como de personas sin implicancias políticas- que todavía no son juzgados ni procesados por sus oprobiosas acciones, amparadas en su momento por violentas políticas de Estado.

Fuente: Carlos Montes Arévalo, El Ciudadano

Compartir