¿No más AFPs? Despierta Chile

¿No más AFPs?

 

Noventa o ciento cincuenta mil personas marcharon este domingo 24 en varias ciudades del país, bajo esta consigna que aglutinó a quienes desean una mejora de las pensiones que reciben del sistema o buscan, simplemente, regresar a la modalidad antigua de reparto. Esa misma que permitía abusos como el de Myriam Olate, jubilada de Gendarmería con $ 5.215.000 mensuales: una burla para quienes se conforman con el Aporte Previsional Solidario y que vivan bajo el puente para calificar en los 1.206 puntos del Ïndice de Focalización respectivo.

 

Pero también macharon aquellos que bajo el slogan recurrente  del "movimiento social" pretenden capitalizar este descontento ciudadano, para su propio molino ideológico: el PC y los grupos antisistema, cuyo único objetivo es provocar el derrumbe del modelo.

 

Como sea. En Iquique, militantes comunistas fueron expulsados por la propia gente la que repudió este intento de manipularlos. Bienvenido aquello. Al senador Navarro del MAS, su oportunismo también le costó duros insultos de los manifestantes quienes rechazaron su sola e indeseable presencia. Sin embargo, si aceptaron que el diputado Gaspar Rivas, uno de los peores demagogos del Congreso, pudiera instalarse encabezando la columna en Santiago. Eso estuvo mal.  Muy mal, puesto que tal individuo, ha hecho del insulto un trampolín para su reelección parlamentaria.

 

Eso en lo anecdótico. Pero el asunto es oscuro y confuso. Porque una de las organizaciones que impulsaron la marcha del 24, la CONFUSAM, creyó del caso llamar a un paro nacional. Esto, mientras Luis Medina (de la zurda) otro de los promotores de esta actividad variopinta, cree que llegó el momento de que el Estado se haga cargo del sistema previsional, en una fórmula similar al fenecido sistema de reparto, donde los cotizantes jóvenes sostenían con su aporte, a los más viejos. Lo cual se sostenía precariamente por la naturaleza de la pirámide demográfica.  Y no hoy, con la población envejecida y cada vez menos jóvenes en edad productiva. 

 

Huelga decir que en 1981, cuando el gobierno del presidente Augusto Pinochet consagró el de capitalización individual -experiencia imitada en varios países-, el principio rector fue el de crear un gran fondo de ahorro de capital que se pudiera constituir en una herramienta de desarrollo nacional. Desde aquella fecha, los trabajadores chilenos han depositado en las AFPs, nada menos que cincuenta mil millones de dólares. Y hoy, julio de 2016, las AFPs manejan un total de ¡CIENTO CINCUENTA MIL MILLONES DE DÓLARES!

 

Chile contó con una poderosísima palanca para superar su histórica falta de capital para invertir. Dejó atrás, una fórmula que sirvió para los peores abusos (tipo Olate o #Jubilazo) donde el cliente de los políticos de turno que manejaban las Cajas (EE. Particulares, Canaempu, etc) recibía una jubilación con "perseguidora": equivalente al sueldo que recibía en activo. O pensiones anticipadas. A los 40 años algunos podían retirarse, porque formaban parte del círculo de poder. Abusos y más abusos, relegados hoy al piadoso olvido. Tanto como la apropiación de los gobiernos de los fondos de los empleados particulares. Una expropiación en regla.

 

¿Puede alguien esperar algo así del sistema de AFPs? No. Y tampoco ningún cotizante puede tener la esperanza de contar con recibir al momento de su retiro, el 40% del sueldo que tenía activo. No si cotizó durante 19 años o menos. Eso nadie lo podría garantizar. Ese reclamo no es válido, al menos bajo la modalidad imperante.

 

El economista José Ramón Valente en su columna de La Tercera "Magia" )julio, 22 de 2016) aporta las cifras anteriores y advierte, ademas:"me temo que quienes atacan el sistema de AFP con descalificaciones injustas y cifras mañosamente manipuladas, tengan en mente un acto de sublime magia que consista en hacer desaparecer los US$ 150 MIL MILLONES en ahorros de los trabajadores que hoy están en las AFP ..."

 

Cristina Kirchner expropió los fondos de la AFJP argentinas: por lo tanto antecedentes y evidencia del apetito político por tan cuantiosos fondos, existen. En perú, en tanto se aprobó en el Congreso que los cotizantes pudieran retirar el 9%% de sus fondos para invertirlos en una vivienda. Éstos, ahora no saben qué hacer con su capital y probablemente lo perderán por lo que el remedio resultarà peor que la enfermedad. Eso es poco serio y bastaría para acallar a quienes impulsan una politica semejante. Porque no tendrán ni jubilación y menos capacidad para invertir su dinero ahorrado.

 

Es insólito, en consecuencia, que los mismos afiliados estén pensando en el regreso del quebrado sistema de reparto y hacer desaparecer el de capitalización individual.

 

Hasta ahora, de los organizadores de la marcha contra las AFP no se ha escuchado ninguna propuesta realista. El sr. Mesina se limita a plantear que es papel del Estado financiar el sistema ¿acaso no sale del mismo bolsillo del contribuyente, del trabajador ese impuesto? El ministro de Hacienda, Rodrigo Valdés, declaró que el Estado NO tiene financiamiento para una inversión de tal envergadura. Mientras los economistas aseguran que no bastarían dos o tres reformas tributarias para tales efectos. Y solo para empezar a conversar. De ese tamaño es el problema. Bastante lejos de las simplificaciones habituales.

Compartir