No me parece civilizado Despierta Chile

No me parece civilizado

 

 
Lo señaló Fernando Montes, luego de comparecer ante la Comisión de DDHH del Senado, la cual acordó visitar tres recintos penales del país para "hacerse una impresión" de la situación que afecta a los internos de la Penitenciaría de Santiago, de la cárcel de Copiapó y, de Punta Peuco.
 
Esto porque el sacerdote jesuita, señaló a los representantes que "no me parece civilizado tener a alguien preso cuando se encuentra en situación terminal", expresión que ha utilizado en múltiples ocasiones, para que la autoridades reaccionen ante una situación aberrante. Como la que pudo conocer el senador de RN Baldo Prokurica y que afectó al suboficial Bernardo Daza de la Armada, preso en Punta Peuco. Prokurica destacó que dicho uniformado, a quien conoció un día antes de su fallecimiento "lo tramitaron durante dos meses y nunca fueron a certificar su enfermedad terminal en el Servicio Médico Legal".  Esta es una situación, desafortunadamente, muy común en dicho recinto penitenciario. El senador Prokurica estuvo presente en la sesión de la Comisión de DDHH del Senado.
 
Montes expuso allí su punto de vista, el cual según precisó, es compartido por muchos "abogados y funcionarios de DDHH (que) de una u otra manera me han expresado su apoyo. Pero no han faltado algunos que han hecho una lectura distinta ... ".
 
En marzo de este año, inició esta cruzada, en una entrevista con el diario El Mercurio, para defender los beneficios penitenciarios de los presos militares, señalando "estoy claramente diciendo que esas personas tiene también derecho a ser tratadas como seres humanos. Que también tiene derechos" Muy elocuente.
 
La "propuesta", así definió el cura jesuita su intervención ante los senadores de la Comisión, encontró eco en la propia Corte Suprema, la que reconvino a la dirección de Gendarmería porque el informe psicológico que se supone es una elemento indispensable para la Comisión que recomienda las libertades condicionales, de los presos de Punta Peuco, en la práctica era una plantilla; un formato único e idéntico para cualquier caso de cualquiera de los allí recluidos, razón por la cual la Corte quitó tal atribución a Gendarmería y la traspasó a la Municipalidad de Colina, entre otros organismos, ya que tiene la jurisdicción y la facultad para que profesionales sin sesgo político elaboren un informe objetivo. 
 
La Corte en relación a las libertades condicionales otorgadas a reos comunes, señaló que este beneficio, no sería tal, sino que se trata de un "derecho" que asiste a TODO preso. 
 
Fernando Montes, ha dicho que "un beneficio enorme para la sociedad es que exista perdón" porque los uniformados presos "siguen siendo personas humanas ... razón por la cual "una sociedad tiene que saber castigar a los culpables, saber establecer la verdad, pero no perder jamás la civilización"
 
Es necesario recordar que muchos de los presos políticos militares, se encuentran en tan desmedrada situación porque, a solicitud expresa de Patricio Aylwin, los jueces NO aplicaron la Ley de Amnistía -la que sigue plenamente vigente-, hasta tanto no se terminase de investigar. Y la investigación siguió adelante, en virtud de la "ficción jurídica" del llamado "secuestro permanente" aberración que el mismo juez Alejandro Solís reconoció como un subterfugio para condenar a ex uniformados.
 
El padre Fernando Montes ha puesto en relieve la indignante situación que viven nuestros soldados. Como el caso del Teniente Coronel (r) Álvaro Corbalán Castilla quien fue sorprendido con un celular básico en su poder. Y castigado por 60 días en noviembre de 2015. Pasado largamente el plazo, la propia Gendarmería se niega a regresarlo a Punta Peuco y lo mantiene bajo implacables condiciones de un rigor nunca visto, por un semestre completo, lo cual viola sus derechos y da cuenta de una doble condena ilegal. ¿Por qué? Revancha política. Solo venganza. "No me parece civilizado" lo dijo Fernando Montes y  sus palabras poseen un enorme valor. 

Compartir