Recientes

¡No se Equivoque Éstos son Ellos! Actualidad

¡No se Equivoque  Éstos son Ellos!

Por Cristián Labbé G.

En esta época nuestras tertulias dan paso, con asistencia variable, a un fresco “aperitif” al caer la tarde. Se trata de no perder la costumbre de mantener un relajado intercambio de opiniones. Todo hacía suponer que esta semana continuaría el tema de Francisco y el obispo Barros; que sería tema obligado el futuro gabinete… ¡Que tema había, había!
Pero, como siempre ocurre, “uno propone y la contingencia dispone”: se fue Nicanor Parra con sus versos, tan creativos como irreverentes; se informó que la operación “Huracán” era solo un invento policial, por lo que los terroristas mapuches quedaban libres y los carabineros sumariados… Estábamos en los prolegómenos del coloquio cuando llegó un comensal muy alterado…
¿Podrán creer esto… miren bien esto y díganme que piensan…? Sin más, aventó sobre la mesa copias de dos grabados (murales) que, según nuestro contertulio, se encontraban en el Museo de la Solidaridad Salvador Allende (MSSA).
Mientras mirábamos atónitos -lo que el lector habrá encontrado al iniciar estas líneas-, comprobé con mi teléfono que la información era verdadera… ¡ahí estaban, en el mismísimo MSSA!
Los epítetos no se dejaron esperar: ¡…increíble, horroroso, la anarquía misma…!, “son los progresistas de hoy que buscan destruir todo aquello que le dé sustento y sustrato a la sociedad libre, sus principios y sus valores”. Alguien agregó… “ojo, que esto va más allá de la conocida “iconoclasia” (movimiento contrario al culto de las imágenes religiosas), estamos frente al intento por destruir cualquier distintivo o imagen (religiosa o no) que represente los tradicionales criterios, de ética, historia, política y ciudadanía...”.
Las advertencias fueron subiendo su tono, principalmente porque los presentes coincidían en que las intervenciones del presidente electo y su círculo cercano apuntaban en la dirección opuesta… “…queremos unir a los chilenos, fortaleciendo la cultura del dialogo, los acuerdos y la amistad cívica…” (sic).
No faltaron referencias a cientos de memoriales y museos con los que se busca sembrar el odio y adulterar la historia… “esta semana se inauguró otro memorial en homenaje a los mapuches caídos en la Araucanía, sin ninguna referencia al terrorismo en la zona”, “…para qué hablar del Museo de la Memoria que financiamos todos los chilenos (más de dos mil millones al año)…”.
Esto último, me dio pie para señalar que los hechos comentados eran gravísimos, que no eran nuevos y que se venían repitiendo desde hace tiempo, en nombre del progresismo y de una libertad transformada en libertinaje. Les recordé la destrucción del Cristo de la Gratitud Nacional y el impacto que había tenido en la comunidad…
Terminé diciendo… “cierto, son actos anárquicos e inmorales, pero no van a terminar si no los damos a conocer a la comunidad. El país tiene que saber que estos hechos están sucediendo y que son financiados con dineros públicos…”.
Tomé los gráficos y les dije… “por favor miren bien, esto es lo que el progresismo plantea, permite y financia con sus impuestos… es indispensable que la mayor cantidad de personas vean estos horrores y que se convenzan frente a que amenaza nos encontramos… ¡por favor miren bien… no se equivoquen ni un minuto, Éstos son ellos…!
Cristián Labbé Galilea.

Compartir