OBISPOS VEN CON ESPERANZA INICIATIVAS LEGALES SOBRE PRESOS ANCIANOS O ENFERMOS INCURABLES Actualidad

OBISPOS VEN CON ESPERANZA INICIATIVAS LEGALES SOBRE PRESOS ANCIANOS O ENFERMOS INCURABLES

Fuente: El Mercurio. 

 

El prelado castrense Santiago Silva aseguró que, incluso en los casos más graves, "hay que ejercer la misericordia".


El Episcopado ha observado con atención el proyecto de Agenda Corta Antidelincuencia, en especial la moción que facultaría a los magistrados, previo informe de Gendarmería, disponer la interrupción de la pena de cárcel cuando el condenado haya cumplido 75 años.

El miembro sustituto del Comité Permanente, monseñor Juan Ignacio González, planteó que el beneficio debe ser aplicado para todos los condenados.

El mensaje conclusivo de la 111ª Asamblea Plenaria del Episcopado valoró este punto: "Vemos con esperanza el desarrollo de las iniciativas legales tendientes a disminuir el sufrimiento de las personas privadas de libertad, afectadas por enfermedades incurables o por su avanzada edad. Creemos que es una bella expresión de misericordia y solidaridad que apoyamos vivamente".

Esta rebaja de pena fue aprobada en la sesión del 23 de marzo en el Senado. Sin embargo, quedó pendiente aprobar delitos que no podrán optar a este beneficio, en donde se encontraban el homicidio y los delitos de lesa humanidad. En la última sesión, la Sala rechazó esta moción, ya que el Gobierno se comprometió a enviar un proyecto de ley.

Al respecto, el obispo González señaló que "el beneficio se debe dar por igual a todos los condenados, sin importar el delito cometido, y que estén en las condiciones que indique el proyecto. Los obispos vemos esto como un acto de misericordia y compasión".

Sobre los casos de delitos de lesa humanidad planteó: "Si una persona tiene 80 años, hay que tener misericordia. Va a terminar de cumplir su pena en la casa, pero va a seguir condenado. No estamos indultando".

El obispo castrense Santiago Silva planteó que "es cierto que el crimen se cataloga de lesa humanidad y eso tiene una connotación más grave, pero, incluso en esos casos, hay que ejercer la misericordia". Este apoyo se suma a lo planteado por el sacerdote jesuita Fernando Montes, quien también había expresado su preocupación por los condenados ancianos en Punta Peuco.

 

Compartir