Odiosa Ficción Despierta Chile

Odiosa Ficción

Almirante Jorge Arancibia Reyes

"Hace unos días fui a despedir los restos mortales de mi amigo el General de División Hernán Ramírez Rurange, con el que había compartido el privilegio de servir como Edecán al Presidente General Augusto Pinochet, y donde pude comprobar la impresionante concurrencia (...) a la misa y despidió cantándole el adiós al camarada cuyo lamentable deceso se debe haber producido por la impotencia  de una sentencia judicial definitivamente injusta, que condenaba a un hombre de 76 años a 20 años de prisión. Cómo es posible hablar de DD.HH con esta brutal falta de humanidad".

 

"Pero a Ramírez se le condenó a diez años por el secuestro del químico Berríos, delito que según la definición del Diccionario de la Lengua Española significa 'Retener indebidamente a una persona para exigir dinero por su rescate, o para otros fines', acción que en el caso no guarda relación con lo que se ha llegado a conocer por los medios, que han informado que Berríos se habría desplazado por su propia voluntad a Uruguay para radicarse en dicho país y lo hizo en condiciones de libertad, como cualquier persona. Ahora bien, si su desplazamiento fue facilitado por alguien, en ningún caso constituye la figura de secuestro".

 

"Adicionalmente a Ramírez le dieron otros diez años de prisión por asociación ilícita, relacionándolo con el asesinato de Berríos ocurrido en Uruguay aproximadamente el año 1992, cuyos restos fueron encontrados en una playa de ese país hermano, desconociéndose con exactitud la identidad de su asesino".

 

"La pregunta obvia es, ¿cómo se puede establecer el delito de asociación ilícita si no se conoce la identidad del que cometió el ilícito? o la otra pregunta es ¿esta definición corresponde a una nueva ficción jurídica aplicable a los militares en Chile?"

 

"Lo que lamentablemente ya dejó de ser novedad y fue asumido por nuestra sociedad, sin que despierte inquietud, es que la justicia que se está aplicando a los militares se efectúa según el antiguo sistema, en que el juez hace la investigación, adquiere una convicción y aplica la condena, distinto a como es para todo el resto de los chilenos, lo que ha generado una sensación de impotencia que lamentablemente ha llevado a algunos viejos camaradas a terminar con sus vidas, al no aceptar la ignominia de ser condenados sin posibilidad de defenderse pues a ellos no se les aplican las normas del debido proceso y la ley chilena"

Compartir