Orlando: los agentes de seguridad, ¿un peligro para la seguridad? Actualidad

Orlando: los agentes de seguridad, ¿un peligro para la seguridad?

http://www.elmanifiesto.com/

JEAN-YVES LE GALLOU


Omar Mateen, el afgano de nacionalidad estadounidense responsable de la matanza de Orlando era un agente de seguridad. Poseía legalmente armas y podía entrenarse no menos legalmente.
A Omar Mateen lo describen, sin embargo, como “inestable y violento”. Y segúnUSA Today, un policía que había trabajado con él se había quejado a su empresa por sus comentarios “homófobos” y “antirracistas”. Pero la empresa G4S Security había considerado que no podía hacer nada, “porque era musulmán”.
La matanza de Orlando debería llamar la atención sobre el riesgo que toman nuestras sociedades occidentales al encomendar su seguridad a empresas privadas, pues las mismas contratan preferentemente a su personal en las minorías étnicas. Y sus agentes, incluso cuando se desvían de las normas, están protegidos por la ideología y las leyes antirracistas.
Está prohibido, por lo demás, plantear siquiera el problema. Por haber cuestionado que securatas musulmanes se encargaran de la seguridad (¡!) del Bataclán [la sala de espectáculos objeto de la última matanza yihadista en París, N. del T.], el cantante Jesse Hugues, el líder de los Eagles of Death Metal [la banda que actuaba la noche del atentado, N. del T.], ha tenido que vérselas con la bienpensancia.[1]Jesse Hugues ha agravado su caso al responder afirmativamente a la pregunta de la revista canadiense Takimag, la cual quería saber si “el miedo de ofender a los musulmanes [es] la principal arma de los terroristas”. Palabras que han sido consideradas tan chocantes que Jesse Hugues, que debía actuar el próximo mes de agosto en Rock en el Sena (el espectáculo rock de la región Île-de-France), ha sido censurado —perdón, “desprogramado”, en neolengua. ¡Hay temas, en efecto, que son tabú!
Pero como en El Manifiesto no lo son, voy a plantear las preguntas que tanto les enojan: ¿es normal que procedan de las minorías étnicas entre el 80 y el 90% de los securatas privados de los museos parisinos, de los aeropuertos de las grandes ciudades, de los grandes centros comerciales? ¿Es justo que los franceses y europeos de origen estén, de facto, discriminados (porque si en un control tuvieran que enfrentarse con un africano o un magrebí, serían acusados ipso facto de “racismo”)? ¿Es prudente que los agentes de seguridad sean contratados en los barrios y en los medios de los que procede la delincuencia? ¿Es inteligente que, para protegerse del terrorismo islámico, se contrate deprisa y corriendo a securatas que en su gran mayoría son musulmanes? ¿Es verdaderamente oportuno armarlos, como lo plantean Bernard Cazeneuve [el ministro del Interior francés, N. del T.] y otros altos cargos de su ministerio?
El Imperio romano cayó, por lo que a los hechos se refiere, porque encomendó a los bárbaros la defensa de sus fronteras. Es de locos desarmar a los europeos de origen prohibiéndoles llevar armas, al tiempo que se encomienda nuestra seguridad interior a las minorías étnicas.
 (Jean-Yves Le Gallou es presidente del Think Tank Polémia.)

Compartir