Otro funeral Despierta Chile

Otro funeral
Así como las protestas orquestadas por la Confech, organización conducida por los grupos más extremos del estudiantado, perdieron toda importancia, la convocatoria de #No+AFPs caracterizada por los mismos desmanes, vaticina para tal movimiento su progresiva pérdida de relevancia. 
 
No+AFPs transformada ahora en "coordinadora"  da cuenta de la procedencia comunista de su vocero y líder conocido: el señor Luis Mesina Marín, ex director precisamente de la desaparecida Administradora de Fondos Previsionales Futuro y actual secretario general de la Confederación de Empleados Bancarios, profesor (60 años), según elibero,cl "lleva 40 años predicando un frontal discurso anticapitalista" y ha declarado su completa adhesión al comunismo trotskista y su amor incondicional por Marx.
 
Es un idilio similar al de Camila Vallejo y Fidel Castro:"es un faro para los jóvenes de Latinoamérica", así lo definió sin vergüenza alguna; y también con el criminal régimen que oprime a Venezuela: "en Chile tenemos que seguir la tarea de Chávez", dijo la diputada. Mesina, en tanto, refiriéndose a las Administradoras, se ha despachado frases tales como: " Este sistema es único en el mundo. No hay negocio más rentable. Quizás superado solo por el narcotráfico,  el tráfico de armas y la trata de personas..." nada menos. 
 
El último intento de la alicaída Confech (31 de agosto) reunió apenas 3.000 manifestantes, dando cuenta de su decadencia. Aunque, Mesina lograba en una primera demostración la concurrencia de una cantidad apreciable de adhesión a su llamado (hablaron de más de un millón de personas a nivel nacional, aunque los estimaciones siempre son optimistas y muy abultadas), para 16 de octubre, fecha de la segunda marcha, ya se pudo advertir una baja considerable. 
 
En una "feliz coincidencia" Mesina y sus mandantes, se encontraron con la ANEF embarcada en un plan para presionar al Ejecutivo por el exiguo reajuste de 3,2% a los empleados fiscales. Inesperadamente - aunque precedida por el fracaso en la llamada "ley express" para salvar el error en el padrón electoral -,  el gobierno experimentó un derrota en la Cámara con cero votos a favor de su propuesta. Es en esas condiciones, que llegamos a escuchar a Bárbara Figueroa de la CUT (quien ya dejó en el olvido su espuria elección) declarando "alerta permanente" y No+Afp llamaba a Paro Nacional, la toma de sedes universitarias y colegios en el país, utilizando además la paralización de actividades en curso de los funcionarios públicos, los que enteraron casi dos semanas sin trabajar. 
 
Pero aquello no bastaba. En esta "movilización ascendente" tan propia del arsenal retórico del Partido Comunista, reaparecieron los encapuchados. Los violentistas antisistema, especializados en incendiar buses del Transantiago y levantar sus habituales barricadas bajo las odiosas banderas ultristas. Los pendones rojos y rojinegros, presidieron los desmanes en 27 puntos distintos de la capital y la paciencia de los trabajadores que, ciertamente desoyeron el llamado a Paro de la "coordinadora" de Mesina.
 
En el momento que No+Afp se convierte en una Coordinadora, y se radicaliza dejando en evidencia que está al servicio de intereses político-partidistas-, el ciudadano desconfía. Y los desmanes de este viernes 4 de noviembre, confirman que la conducción yace en las mismas manos que movieron a la Confech y su intentona revolucionaria inicial. La de los tiempos de Piñera cuando se hizo sentir con fuerza el rupturismo.
 
Ahora el No+Afp se deslegitimó. Al igual que este gobierno incapaz de mantener las mínimas garantías que se supone asegura el Estado de Derecho. Donde el ministro del Interior se limita a "monitorear" y se mantiene impasible e impertérrito en su despacho, lo cual, qué duda cabe, es impropio de una administración que, al menos, debiera hacer algo y no encastillarse reflejando su debilidad y su fracaso histórico. De manera que aquí se sepultó el No+Afp y sus restos reposarán, tarde o temprano, junto a los de la Confech en el panteón de una izquierda odiosa que nada aprende de sus errores. El mismo Mesina resumió así esta jornada repudiable: "La huelga genera daños ... y eso es lo que buscamos"

Compartir