Otro Prevaricador Despierta Chile

Otro Prevaricador

 

"El Gobierno acaba de declarar que el retiro de Chile del Pacto de Bogotá no está en discusión y que no es esa una opción, aunque no se pueda excluir tal posibilidad en el futuro. Ante esta aseveración, debemos insistir en la necesidad de que Chile, sin dudas y demostrando una firme voluntad política, proceda con urgencia a la denuncia del citado Pacto. Esta acción diplomática además de proteger nuestros intereses nacionales, representaría un mensaje contundente y claro a la comunidad internacional en cuanto a que Chile no acepta intervenciones foráneas en su soberanía e integridad territorial"

 

"No podemos ser parte de un Pacto que no nos ofrece ninguna seguridad jurídica y que nos conduce a una Corte que no resuelve solo en derecho, sino aplicando conceptos basados en posturas políticas e influenciado por otros intereses ..." señala una carta publicada por El Mercurio (octubre 12 de 2015) y firmada por ex diplomáticos chilenos, reiterando su inquietud ante lo obrado por la CIJ, en el caso de Bolivia.

 

Precisamente, la aprensión manifestada anteriormente por estos mismos personeros vinculados a la política exterior chilena, queda de manfiesto con las declaraciones de Baltasar Garzón entregando su apoyo a la demanda de Evo Morales contra Chile.

 

"Creo que es una demanda absolutamente justa y creo que la decisión de la Corte (...) abre esa puerta para que de una vez se consolide lo que es el derecho de todo el pueblo boliviano" afirmó Garzón, quien hasta 2012 intregraba la Audiencia Nacional de España, desde la cual fue destituido por prevaricar.

 

Este magistrado -en realidad un comisario político judicial- conoce la trama de poder de los tribunales internacionales, de su alcane y de su poder.

 

En 1998 logró la detención ilegal del general Augusto Pinochet en Londres recurriendo a toda clase de artimañas y oscuras relaciones e influencias. Caso del pasaporte que le proporcionaba inmunidad diplomática al ex Presidente de la República, pero que la Cancillería a cargo de Insulza "olvidó" informar oportunamente a Gran Bretaña.

 

Garzón erigido en Gran Inquisidor investido por la izquierda internacional para tales menesteres, fue expulsado del Poder Judicial de España e inhabilitado para ejercer funciones durante once años.

 

En consecuencia, valiéndose de la la notoriedad alcanzada, viajó por diversos países sudamericanos. Llegó a Colombia para "asesorar" a ese país y a Ecuador en materia de justicia.

 

La Contraloría General de Colombia investigó tres contratos "a dedo" que favorecieron a Garzón quien recibió en total 165 mil euros por su "investigación de macrocriminalidad en justicia transicional" ... función muy propio de un sultanato.

 

La indagatoria se centró en la adjudicación arbitraria del contrato, la ausencia de concurso para su obtención y la falta de supervisión en los objetivos y cumplimiento de los mismos. Garzón no presentó "informe o producto alguno" de su supuesto trabajo.

 

También pasó por Ecuador donde "supervigiló" una reforma judicial, cambio destinado a consolidar el poder de Rafael Correa, otro de los mandatarios chavistas vitalicios. Fue criticado por aparecer solo para la firma de tal informe sin que pudiera acreditarse mayor participación. Excepto en los 50 mil euros que cobró.

 

En Argentina  se pagó a Baltasar Garzón un sueldo homologado al de subsecretario. Cristina Kirchner lo nombró "ccordinador en asesoramiento internacional en derechos humanos" por la bonita suma de 6 mil euros mensuales, aunque él reconoció recibir  "solo"  4 mil euros.

 

Bueno ahora Garzón participa en una Cumbre de los Pueblos en Bolivia. Y probablemente su asistencia a diicho evento, así como sus declaraciones en favor de "todo" el pueblo boliviano, serán recompensadas en divisa dura. Así pues, con la prevaricación.  

 

Pero el problema para nuestro país persiste. Y un principio de solución es denunciar el Pacto de Bogotá. Ya durante el juicio con Perú, la asministración Piñera recurrió -con escaso éxito por lo que se vió-, a las redes socialistas en Europa para fortalecer la posición de Chile. Lo cual estaba bien.

 

Pero resulta que hoy, la Corte de La Haya. y con los socialistas en el poder en Chile, hemos sufrido una derrota. Y como dice la mandataria "cada día puede ser peor" entonces ¿qué esperan para proceder" y retirarnos del Pacto.

Compartir