Recientes

París era una Fiesta Despierta Chile

París era una Fiesta
No exactamente en la capital francesa, sino que Santiago de Chile, es una fiesta permanente, claro que para las bandas delictuales.
 
La más insólita y bochornosa situación se vivió en Lampa, cuando un vehículo fiscal, perteneciente a Carabineros y que transportaba a parte de la seguridad avanzada de Bachelet, sufrió un robo. Los antisociales huyeron con armamento, equipos de comunicación y tarjetas de identificación.
 
Como resultado del hecho, el capitán a cargo, recibió la medida disciplinaria de traslado (a la Comisaría de El Bosque) mientras los suboficiales fueron removidos y probablemente destinados a otras unidades. De Palacio a El Bosque no es menor.
 
Pero faltaba: un adolescente detenido por robo con intimidación en el cuartel de la Policía de Investigaciones de Cerro Navia, decidió, en un descuido de los funcionarios que lo custodiaban "llevarse" una subametralladora. Este individuo cuya identidad no se proporcionó, fue arrestado horas después ¡cuando transitaba con el arma en sus manos!
 
Dos incidentes vergonzosos que dan cuenta de por qué la ciudadanía se siente abandonada por sus autoridades, las mismas que están llamadas a ejercer tal potestad, y las castiga restándoles su apoyo y su aprobación. 
 
Llegamos a un punto de no retorno y nuestros barrios, las comunas y ciudades, están en manos de bandas delictuales, de narcos y sicarios, como si viviésemos en un país bananero, en una de esas republiquetas capturadas por los malos.
 
Este miércoles (2) Adimark entregó su encuesta correspondiente al mes de agosto, donde la mandataria bate un récord de desaprobación con el 72% y donde solo el 24% aprueba su gestión. Al Gobierno le fue peor: 18 puntos de aprobación y 79 desaprueban. 
 
¿Podría ser peor? Lo es. Porque un mínimo 6% da por aprobada la gestión de este Gobierno en materia de delincuencia (o seguridad ciudadana, el asunto da igual dado que se trata de los mismos asaltantes), y un abrumador 92% señala su disconformidad con esta situación intolerable.
 
¿Se tratará de un tema superficial o de dificultades que sus opositores siembran en el camino a la gobernante? 
 
Nada de eso ya que la oposición no existe y ese un dato que todo el mundo conoce. 
 
Las críticas más aceradas provienen de la propia coalición oficialista. Así el ex ministro del Interior Carlos Figueroa advierte que ella "no tiene capacidad de conducción política"; Escalona sostiene que "atravesamos por un período en que se ha debilitado la autoridad del Gobierno"; desde allí le faltan el respeto por su fracaso político. En cambio, la ciudadanía que sufre en sus casas, la incursión de la delincuencia desatada, con un sistema judicial que no da el ancho ni el largo, espera impaciente un cambio.

Compartir