Perverso Matinal contra señora Lucía Despierta Chile

Perverso Matinal contra señora Lucía

Por Eric Villena

 

 

Por Eric Villena

 

Una mañana de los últimos días de octubre, mientras tomaba desayuno, me asomé a los diferentes matinales de la televisión abierta y, en el canal estatal, que no logra remontar de los últimos lugares, seguramente por sus contenidos y, como confirmación de aquello, me encuentro con una periodista en “hawaianas” que, con mucha vehemencia, promocionaba la venta de su libro de escandaloso y perverso contenido, contra una distinguida Primera Dama de la República: la Sra. Lucía Hiriart de Pinochet, hoy con casi 93 años de edad que no está en condiciones ni interés de defenderse.

 

A la periodista Alejandra Matus, se le asediaba con venenosas preguntas por parte de los conductores del matinal, todos de reconocida postura anti gobierno militar. Tapaba su calzado –tan poco “casual” para concurrir a una entrevista televisiva-, una franja destacada en el inferior de la pantalla que rezaba: “Los millones de Lucía Hiriart, viajes, lujos, extravagancias”.

 

¡Qué pueril! ¡Cómo se engaña al televidente que, ingenuamente da por cierto tanta inmundicia televisiva y  que, lamentablemente, hace valedero el dicho que “más importante que la verdad es lo que la gente cree”!

 

Esta señora Matus, hablaba con un descaro y cinismo que me hacía preguntarme si vivió en la casa de la familia Pinochet, porque parecía una hija respondiendo con propiedad, sobre hechos íntimos y personales con un total desparpajo y los conductores, en éxtasis y fervor, recibían sus respuestas como si éstas fueran verdades de la Ley de Dios.

 

Siendo particularmente un admirador del Gobierno de las Fuerzas Armadas y Carabineros y, en especial, del Presidente Pinochet, conductor del gobierno más exitoso que ha tenido Chile en estos últimos cien años, he tenido acceso a fuentes informativas diametralmente opuestas a las que tuvo la Sra. Matus, pero de seriedad, confiabilidad y competencia, muy superiores y que puedo dar a conocer sin problemas; no son anónimas como las de esta periodista que, por el solo hecho de ocultarlas, ya no tienen credibilidad alguna.

 

 

 

 

Los lingotes de oro y el Banco Riggs ya son pasado; fueron globos que progresivamente la verdad ha desinflado y, ahora, la moda psico-política-comunicacional, es atacar a quien fuera nuestra Primera Dama y su obra social gigantesca la que hizo a través de CEMA-CHILE, organización que trascendió en el ámbito nacional por la ayuda a los más desposeídos, entregando trabajo, docencia, talleres, medios de vida, comercialización de los propios productos que manufacturaban. Esta obra, ampliamente reconocida por quienes fueron actores directos y recibieron sus beneficios, son los que en propiedad pueden opinar y calificar en momentos que de manera escandalosa se pretende enlodar y proscribir lo realizado.

 

Las propiedades, terrenos e inmuebles que el Estado les facilitó, tuvieron un loable objetivo y buen propósito. Particulares que a su muerte dejaron en herencia importantes bienes a CEMA, como aporte a su elogiable labor, no pueden ser impugnadas legalmente por ser esta una legítima voluntad. Imagínense si se investigara el patrimonio recibido por las Iglesias y se pretendiera confiscarle esos haberes recibidos, en su mayoría, de bienes raíces que constituyen una primacía de la realidad. Esta es una nueva persecución a la familia Pinochet que busca réditos políticos y comunicacionales, para desviar la atención en momentos que el país nuevamente camina al despeñadero.

 

Quiero refutar a la Sra. Matus, con algunas verdades que echan por tierra sus imprecisiones:

 

  • La Sra. Lucía: sus lujos, sus joyas y elegancia en el vestir, las tuvo siempre por provenir de una familia acomodada, ser hija de un Honorable Senador de la República y, obviamente, mantuvo su clase como esposa del Presidente de la República.
  • No se puede empañar mañosamente y por rumores sin fundamento, un matrimonio de amor y respeto mutuo que hicieron carne en 5 hijos precisamente por el amor que se prodigaron y que recibió una especial bendición Papal cuando cumplieron 50 años de unión. Las desavenencias, que siempre ocurren entre cónyuges, fueron superadas y no son tema para el libro de la Sra. Matus por ser irrelevantes.
  • Efectivamente, la Sra. Lucía intervenía a través de su esposo, en situaciones extra matrimoniales e infidelidades manifiestas que estaban ocurriendo en autoridades y cúpulas castrenses, que eran vox populi y felizmente, y habla muy bien de ella, una intervención de moralidad y cristianismo que tanta falta hace en la pérdida de valores en muchos matrimonios de hoy en día.
  • La Sra. Lucía es una dama. Jamás ha usado palabras soeces y se maneja con un muy buen lenguaje. Mayordomos y personal que trabajó directamente con ella dan fe de lo anterior y mantienen un recuerdo de cariño y afecto hacia su persona. ¡Quienes la conocen la quieren y la respetan por su trato amable en que nunca dio cabida a la grosería.
  • Decir que se separó 15 días del General Pinochet como consecuencia de haberse relevado al Coronel Contreras de la DINA, es un turbio despropósito; eso es falso, nunca ocurrió y de hecho el Presidente ascendió al Coronel Manuel Contreras a General. Las tareas de los organismos de seguridad que en esa época hacían inteligencia “preventiva, a diferencia de ahora que solo reaccionan, no recibieron jamás órdenes de la Sra. Lucía para temas particulares que de hecho no se justificaban y en que estaban con dedicación exclusiva en las funciones relevantes de la Inteligencia, que no era sólo la acción anti-terrorista. Que no se nos olvide que el Presidente Pinochet evitó dos guerras con nuestros vecinos y el trabajo de los Servicios de Seguridad fue muy relevante.
  • Sra. Matus, es falso que el Presidente Pinochet lloriqueaba mientras estuvo detenido en Inglaterra. Su estoicismo y dignidad lo mantuvo hasta su último suspiro y, algún día, en unos años más, daré a conocer un hecho que no se conoce –un secreto-, que ocurrió en Londres y que confirma a cabalidad mi afirmación y su invariable hidalguía.
  • Sra. Matus, el Presidente Pinochet no tenía preferencia por las películas mexicanas, le gustaban los “western” y los documentales históricos.
  • El Comandante Álvaro Corbalán, no iba a cantar a la casa del Presidente Pinochet. La única vez que lo hizo fue en Arica acompañado en el piano por Raúl Di Blasio. Quien sí participaba con su guitarra en fiestas familiares y fechas importantes fue un mayor de nombre Guido Pereda que era su Oficial de Órdenes. ¡Infórmese mejor, Sra. Matus!
  • La relación de familia de la Sra. Lucía con sus hijos, en su crianza y educación, fue y es óptima. Sus hijos agradecidos la adoran, la cuidan y están pendientes de ella. Esto se hace extensivo a sus nietos y bisnietos que siempre son regaloneados y reciben un inmenso cariño de ella que es recíproco. Decir lo contrario Sra. Matus, es una infamia y una farsa insidiosa.

 

Finalmente les agrego, que TVN no es primera vez que le da tribuna a esta periodista tortuosa que engaña buscando sensacionalismo para vender sus libros resentidos y en que privilegia sus odiosidades de  izquierda que le conocimos en los pasquines que le dieron espacio a su pluma intrigante y descalificadora.

 

El matrimonio Pinochet-Hiriart, triunfó donde fracasaron los políticos y la gente que quiere y admira a la Sra. Lucía, es mucho más de lo que se imaginan.

Compartir