Recientes

Presos políticos militares denuncian hacinamiento en penal de Punta Peuco Actualidad

Presos políticos militares denuncian hacinamiento en penal de Punta Peuco

 

"A la fecha de este informe, han fallecido aproximadamente 10 condenados, los que sin haber sido condenados a muerte, en la práctica, sí lo fueron", es una de las conclusiones que da cuenta un estudio elaborado por los Presos Políticos Militares de Punta Peuco, donde independiente de la situación procesal de los internos, ex uniformados condenados o procesados por supuestas violaciones a los Derechos Humanos, reflejan a través de una denuncia las condiciones que enfrenta una población carcelaria de un centenar de prisioneros, cuyo promedio de edad bordea los 76 años.

A continuación "LA VOZ DE PUNTA PEUCO" reproduce de manera textual para sus lectores el informe recepcionado.

ANALISIS DE SITUACION CARCELARIA Y PENAL PUNTA PEUCO Y RECLUSOS UNIFORMADOS CONDENADOS

1. ANALISIS GENERAL

A) UBICACIÓN E INFRAESTRUCTURA:

El penal de “Punta Peuco”, se encuentra ubicado en la comuna de Tiltil, localidad de “Huertos Familiares” aproximadamente a 40 km al norte de Santiago.

La zona es un tanto seca, árida y calurosa en verano (hasta 38°C) y fría en invierno (hasta – 6 °C).

Es un penal con características de alta seguridad, enrejado y enfierrado, con doble y triple rejas de hasta 6 metros de altura con serpentín con filo en la parte superior.

En su interior, en lo principal, está compuesto por las oficinas administrativas, cocinas, guardia, enfermería y 6 módulos con celdas con baños y patio cada uno, los módulos más nuevos, están construidos en contenedores adaptados.

Cuenta además, con una zona para deportes, con dos multicanchas, donde los reclusos practican juegan tenis, baby futbol y caminan en las mañanas de acuerdo a sus capacidades físicas.

B) POBLACIÓN PENAL:

Actualmente cuenta con más de un centenar de condenados, con edades, entre más o menos 60 y 90 años (casi todos de la tercera edad), salvo 6 o 7 de entre 25 y 35 años (ex– funcionarios de investigaciones).

El promedio de edad de los reclusos es de 76 años.

La mayoría está compuesta por Oficiales Generales (7) Superiores, (Coroneles y Capitanes de Navío) y Suboficiales Mayores y Suboficiales de todas las Instituciones de las FF.AA, y también Carabineros, incluso de Investigaciones y Gendarmería, recluidos.

Debido a la edad de los recluidos, los hay enfermos con cáncer, alzhéimer, demencia senil, diabetes y enfermedades propias de la avanzada edad.

Es así, que los traslados a los centros hospitalarios son a diario, para varios de ellos.

C) SANIDAD:

La atención sanitaria a los reclusos, se administra a través de la enfermería, la que cuenta con médico, dos veces a la semana, enfermera, y siete paramédicos, con equipamiento para emergencias, primeros auxilios y ambulancia.

El funcionamiento, es parecido a un “Hogar de Ancianos”, pero enrejado.

Además, el penal cuenta con dentista, kinesiólogo y nutricionista, todos con atención en algunas horas de la semana.

Si los recluidos deben hospitalizarse, lo hacen en los Centros de las FF.AA y Carabineros, con guardia (Gendarme) permanente y los traslados a consultas y hospitalizaciones son en carros celulares, con chaleco amarillo de imputado, esposados y a cargo de un Gendarme para cada uno, los carros son inseguros y ya se han golpeado internos.

Hasta la fecha, enero 2016, han fallecido más de 10 condenados de los cuales 4 Generales y 2 Coroneles, en el último tiempo.

D) HABITACIONES:

Las celdas en su mayoría son para 2 reclusos, cada una con camas de una plaza y mobiliarios, puestos por cada recluso.

Cuentan con una salita de baño, con lavamanos y W.C.

Los reclusos pueden tener calefactor eléctrico y algunos tienen ventiladores (para el frío y calor respectivamente). Los contenedores tienen sistema de climatizador.

Las duchas están en recintos separados y cuentan con agua caliente.

Los recintos están en excelente estado, ya que los reclusos, financian y realizan la mantención, aseos, equipamientos y pinturas con dineros que se recolectan mensualmente.

Los internos, reciben importantes apoyos de las OO.NN.GG e Instituciones de amigos y camaradas de apoyo.

Algunos reclusos duermen en catres metálicos y colchones de espuma, elementos de cargo de Gendarmería.

E) ALIMENTACIÓN:

La alimentación se realiza dos veces al día (almuerzo y comida), no habiendo regímenes para reclusos enfermos.

La comida, es de buena calidad y cantidad suficiente y es entregada en marmitas.

Cada interno tiene su vajilla, la que después de usarla, la lava en los lavaplatos y la guarda en los estantes asignados.

El reparto es efectuado por reclusos, asignados para dicha tarea.

Las comidas se sirven en las mesas y sillas, que los reclusos han aportado y también las OO.NN.GG.

F) VISITAS A LOS RECLUSOS:

Estas se realizan los días miércoles de 14:00 a 17:00 horas, los días sábados y domingos de 10:00 a 17:00 horas.

Normalmente, están compuestas por las esposas, hijos y nietos (as) de los condenados (familia militar), amigos y personal en retiro de las FF.AA y de Orden.

Se debe hacer notar, que entre ellos, hay muchos familiares directos en servicio activo en las FF.AA y de Orden, en los diferentes grados jerárquicos.

Las visitas se realizan en un ambiente de tranquilidad, respeto y afectos.

G) SITUACIÓN PENAL:

La situación jurídica y penal de los condenados, se caracteriza porque los reclusos han recibido altas penas, luego de juicios, en que (según expresan los internos), no se respetó las leyes vigentes, como la prescripción, la amnistía, la presunción de inocencia y muchos de ellos, están condenados sólo por presunciones, incluso algunos dicen ser inocentes del delito que se les imputó.

Los condenados reclaman, que sus defensas, no han sido consideradas, por los tribunales, que los Ministros han cometido delito de prevaricación, habiéndose presentado Recursos ante la Corte Suprema y Tribunal Constitucional, los que tampoco han sido acogidos.

También, dicen los reclusos, haber sido víctimas de una “Ficción Jurídica” como lo dijo en televisión el ex-Ministro Alejandro Solís.

Algunos condenados, tienen varias condenas y/o procesos en desarrollo.

Además, debido a sus avanzadas edades, las altas penas aplicadas, son verdaderas condenas a muerte, pena que en Chile, no existe.

Hay imputados, que teniendo cumplido los requisitos legales para los beneficios intra y extra penitenciarios, se los han negado reiteradamente, con pretextos “como que no está rehabilitado, que no tiene conciencia del delito o que no está arrepentido”, falsedades, ya que los reclusos, antes de ser condenados estuvieron insertos en la sociedad por décadas y muchos de ellos alcanzaron grados altos en sus Instituciones.

Estas situaciones han obligado a los condenados, a presentar Recursos Judiciales, de los cuales, los menos, se han ganado, pero tienen un costo importante en dinero y tiempo.

H) RELACIONES INTERPERSONALES:

En general las relaciones entre los reclusos, son muy buenas, se respetan entre ellos, respetan sus jerarquías, alcanzadas en sus Instituciones, algunos demuestran amistad, preocupación y cooperación con los otros y con el penal.

Los imputados, realizan todas las tareas de mantención, reparto de alimentación, aseos, etc., con muy buena voluntad.

Han formado bibliotecas, tienen un encargado de conferencias semanales, con invitados foráneos o algunos de ellos. También se han prodigado, asistencia religiosa, católica, evangélica y anglicana.

Dos veces al año, los reclusos organizan competencias deportivas (de acuerdo a las edades), con algún apoyo de Gendarmería.

Los reclusos, han organizado cursos de idiomas, inglés, alemán e italiano, con profesores también reclusos.

También han conseguido, una profesora de Yoga, una vez a la semana.

Con el apoyo de Gendarmería, se ha organizado un taller agrícola (granja), donde se criarán aves, cultivarán lechugas, tomates, etc. Esta actividad, muy útil y recreativa está a cargo del Sr. Asistente Social del Penal, lamentablemente solo con cupo para 7 internos.

Todas estas actividades tienen muy buena asistencia.

Las relaciones con Gendarmería del Penal, son, en general, muy buenas, debido a que, existe un respeto mutuo y el trato del personal de Gendarmería hacia los reclusos, en general, es caballeroso, educado y de respeto, lo que agradecen los internos.

2. CONCLUSIONES

A) El Penal no fue construido para la cantidad de reclusos que alberga, de las edades que tienen y los problemas de salud, que a muchos de ellos aquejan, por lo tanto hay incomodidad ya que la mayoría vive de a dos en una celda, haciéndose muy reducidos los espacios, casi al hacinamiento, habiendo reiteradas fallas de electricidad, agua y alcantarillados que se tapan.

B) La alimentación, no considera regímenes o dietas, para los enfermos, lo que seguramente podría agravar la salud de los internos diabéticos, hipertensos, etc.

C) Por las características etarias de los reclusos, el penal más parece “Hogar de Ancianos” el que no cuenta con el apoyo ni las medidas necesarias, de acuerdo a las restricciones físicas y de salud de los moradores, no siendo lógico que ancianos de más de 65 años, estén recluidos, aspecto que por humanidad, en otros países, ya se ha solucionado.

Este aspecto debiera ser visto y solucionado por el Instituto de Derechos Humanos.

A la fecha de este informe, han fallecido aproximadamente 10 condenados, los que sin haber sido condenados a muerte, en la práctica, sí lo fueron.

Estas situaciones han causado molestia, pena, rabia e inquietud en la “familia militar”, en toda su estructura por la injusticia que conlleva.

D) Cuando los reclusos deben ser llevados a los hospitales de las FF.AA o de Orden, lo hacen en carros celulares, incómodos, con conducción poco suave, con chaleco de imputado (amarillo, de plástico), que produce abundante transpiración (peligro de enfriamiento), esposados y si están hospitalizados, permanecen con centinela permanente de Gendarmería, este aspecto para ancianos es inhumano y también preocupa y molesta a la familia militar.

E) Una cantidad importante de familiares directos o cercanos de los internos, de todas las Instituciones de las FF.AA y de Orden, se encuentra en servicio activo y algunos ya, con grados altos, incluso un General condenado que falleció, tenía un hijo General en servicio activo.

Esto causa una importante molestia e inquietud, al interior de las Instituciones de las FF.AA y Carabineros, lo que es altamente inconveniente para el país y el Estado, que podría desencadenar, como en el pasado, reacciones altamente peligrosas y negativas para vida republicana.

Esto conlleva a la necesidad, de buscar soluciones urgentes, tendientes al reencuentro y la paz, entre la ciudadanía, el estado y sus poderes; y el personal de las FF.AA y la familia militar.

F) Otro aspecto muy sensible, es la situación, por la que los reclusos, en su mayoría, fueron condenados, sólo por presunciones y cumplir órdenes, siendo en la época de los hechos, muy subalternos. No aplicándoseles la amnistía y la prescripción vigente; y no habiéndoseles considerado los argumentos de sus defensas, etc.

Esto ha generado que “Todos”, consideren que los “Señores Ministros de Cortes”, han prevaricado reiteradamente y que los Poderes Ejecutivo y Legislativo, como así mismo las Instituciones de las FF.AA y Carabineros, los han abandonado.

Esta gran molestia de los reclusos y sus amplias relaciones, han motivado además del descontento, la organización de una gran “MULTIGREMIAL DE PERSONAL DE LAS FF.AA Y CARABINEROS EN RETIRO”, que a un futuro cercano, se le ve gran proyección e influencia en diferentes ámbitos de la vida nacional.

También se ha formado una Organización de “HIJOS, NIETOS, PRISIONEROS DEL PASADO”, la que con mucha fuerza está actuando y seguramente, luego llegará a influir fuertemente en la ciudadanía.

Además de todo lo anterior, es conveniente considerar, los importantes desembolsos, que para el Estado, significa la mantención de estos reclusos, en alimentación, sanidad, transporte, consumos básicos, Personal de Gendarmería y otros; por hechos que ocurrieron hace más de 40 años y que se podrían evitar, si existiera conciencia, de la inconveniencia de su mantención carcelaria, ya que no constituyen ningún peligro para la sociedad.

LA COMISIÓN.

Compartir